Teachers

Mind Matters: La respuesta del cuerpo a los estimulantes recetados

Solicitar publicación gratis:
Español Descargar PDF 5.65 MB

¡Hola! Mind Matters es una serie que explora las formas en que distintas drogas afectan tu cuerpo, tu cerebro, tu cerebro y tu vida. En esta ocasión, vamos a hablar de los estimulantes recetados.

¿Qué son los estimulantes recetados?

Los estimulantes recetados son un tipo de medicamento que los médicos recetan para los trastornos por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) o los problemas graves de insomnia. Tal vez hayas escuchado los nombres Adderall® y Ritalin®. A menudo se recetan en forma de pastillas.

Los estimulantes recetados pueden ayudar a las personas con TDAH a estar más alertas, mejorar la atención y la concentración y tener más energía.

¿Por qué se usan en forma indebida los estimulantes recetados?

Cuando las personas que necesitan estos medicamentos siguen las indicaciones del médico y toman las dosis correctas, se pueden sentir mejor y concentrarse más en la escuela.

Pero hay quienes los usan en forma indebida para sentir una euforia o "high", para estar más alertas o para tratar de obtener mejores calificaciones en la escuela. Si alguien no tiene TDAH, no hay ningún estudio que indique que estos medicamentos mejoran las calificaciones; en realidad, podría haber otras razones por las que a un estudiante no le va bien en la escuela.

¿Cómo actúan los estimulantes recetados?

Los estimulantes recetados actúan sabre las sustancias químicas dopamina y norepinefrina y modifican la forma en que funciona el cerebro. La dopamina hace que la persona quiera consumir la droga una y otra vez. La norepinefrina prepara al cuerpo y al cerebro para la acción.

¿Qué electos tienen los estimulantes recetados en el cerebro y el cuerpo?

Los estimulantes pueden tener efectos secundarios desagradables aun cuando los haya recetado un médico. Cuando una persona los usa en forma indebida, pueden ser muy peligrosos.

El uso indebido de estimulantes puede causar:

Cuando los médicos recetan estimulantes, comienzan con dosis bajas y las aumentan gradualmente hasta que el paciente se siente mejor. Cuando las personas usan los estimulantes en forma indebida, a veces toman dosis altas, lo que es peligroso.
  • Aumento de la presión arterial
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Aumento de la temperatura corporal
  • Problemas para dormir
  • Reacciones de ira o enojo
  • Problemas cardíacos

¿Me puedo volver adicto a los estimulantes recetados?

Sí, puedes. Con el tiempo, el uso indebido de estimulantes recetados puede modificar la forma en que funciona el cerebro y puedes volverte adicto. La adicción significa que quieres seguir tomando la droga aun cuando te comienzan a suceder cosas malas, coma sacar malas calificaciones en la escuela o tener problemas con tu familia o tus amigos.

Además, si dejas de tomar los estimulantes de golpe, podrías tener síntomas de abstinencia. Estos síntomas pueden ser desagradables y dolorosos y hacerte sentir muy mal. Eso hace que sea muy difícil dejar de consumir estas drogas.

Es por eso que es muy importante tomar los estimulantes en la forma exacta que indicó el médico.

Una persona que no puede dejar de consumir una droga podría ser adicta. No importa en qué lugar viva o cuán inteligente sea. No hay forma de predecir quién se volverá adicto.

El tratamiento correcto puede ayudar a una persona adicta a sentirse mejor y dejar de usar indebidamente los estimulantes recetados, pero recuperarse de la adicción requiere esfuerzo y puede llevar muchos años. Lo mejor es no comenzar nunca a tomar la droga.

¿Qué debo hacer si alguien que conozco necesita ayuda?

Si piensas que un amigo o familiar tiene un problema de drogas, habla inmediatamente con un adulto de confianza, como tus padres, un entrenador o un profesor. Recuerda, hay tratamientos disponibles y las personas pueden mejorar.

Esta publicación está disponible para su uso y puede ser reproducida en su totalidad sin pedir autorización al NIDA. Se agradece la citación de la fuente de la siguiente manera: Fuente: Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas; Institutos Nacionales de la Salud; Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.