Los alucinógenos hacen que las personas tengan—¡lo adivinaste!—alucinaciones. Las alucinaciones son experiencias imaginadas que parecen ser reales.