¿Qué sucede con la marihuana medicinal?

El Gobierno federal no ha aprobado la planta de marihuana en sí como medicina. Sin embargo, la planta contiene sustancias químicas llamadas cannabinoides que pueden ser útiles para tratar varias enfermedades y síntomas. Estos son algunos ejemplos de cannabinoides aprobados o que se están probando actualmente como medicinas:

  • THC: el cannabinoide que causa la euforia o “high” —el THC— tiene ciertas propiedades medicinales. El Gobierno federal aprobó dos versiones de THC creadas en laboratorio —la nabilona y el dronabinol—para tratar las náuseas, prevenir el malestar estomacal y los vómitos causados por la quimioterapia en pacientes de cáncer y aumentar el apetito en algunos pacientes con sida.

  • CBD: otra sustancia química de la marihuana que tiene potencial para fines terapéuticos es el cannabidiol, o CBD. El CBD no altera la mente y se están estudiando sus posibles aplicaciones medicinales. Por ejemplo, el aceite de CBD ha sido aprobado como un posible tratamiento para las convulsiones en niños con ciertos casos graves de epilepsia.

  • THC y CBD: en varios países fuera de Estados Unidos se encuentra disponible un medicamento en forma de aerosol bucal que combina THC y CBD para tratar el dolor o los síntomas de la esclerosis múltiple.

Es importante recordar que fumar marihuana puede tener efectos secundarios, lo que hace difícil su avance como medicina. Por ejemplo, la marihuana puede perjudicar la salud de los pulmones, interferir con el buen juicio y afectar la memoria. Estos efectos secundarios podrían anular su valor como tratamiento medicinal, particularmente para las personas que no están muy enfermas. Otro problema de fumar o comer material de la planta de marihuana es que los ingredientes pueden variar mucho entre planta y planta, por lo que es difícil obtener una dosis exacta. Hasta que no se pueda comprobar que un medicamento es seguro y eficaz, el Gobierno federal no lo aprobará. Pero los investigadores continúan extrayendo y analizando las sustancias químicas de la marihuana para crear medicamentos seguros.

Para obtener más información, consulta Drug Facts: La marihuana como medicina.

Cuestiones legales

Cada vez son más los estados que han legalizado el uso de la planta de marihuana para ciertas afecciones médicas, y una cantidad menor ha legalizado el consumo con fines recreativos. De modo que, en algunos casos, existe un conflicto entre las leyes federales y las leyes estatales. De acuerdo con las leyes federales, es ilegal cultivar, comprar, vender o poseer marihuana. El Gobierno federal considera la marihuana como una sustancia del Anexo I, es decir, sin uso medicinal y con un alto riesgo de abuso. Es importante notar que a raíz de la preocupación sobre el posible daño que puede causar en el cerebro en desarrollo de los adolescentes, el consumo de marihuana no medicinal por parte de menores de 21 años es ilegal en todos los estados.

Para obtener más información, consulta Drug Facts: ¿La marihuana es una medicina?