¿Qué pasa en tu cerebro cuando usas inhalantes?

Las sustancias químicas que inhalas llegan a los pulmones y pasan a la sangre muy rápidamente, llegando así al cerebro y al cuerpo. Casi todos los inhalantes (a excepción de los nitritos) producen un efecto placentero al hacer más lenta la actividad cerebral. Los nitritos, por el contrario, expanden y relajan los vasos sanguíneos.

Efectos a corto plazo

En apenas segundos, la persona se siente embriagada y con efectos similares a los que provoca el alcohol: arrastra las palabras al hablar, siente euforia (una sensación de felicidad intensa), se siente mareada y le falta coordinación. Algunas personas también se sienten como en el aire, tienen alucinaciones (ven cosas que en realidad no existen) y deliran (creen cosas que no son ciertas).  Si se inhala una cantidad suficiente de la sustancia, casi todos los solventes y los gases causan anestesia (pérdida de la sensibilidad) y pueden llevar a la pérdida del conocimiento.

El colocón o high por lo general dura solo unos minutos, por lo que la persona vuelve a inhalar una y otra vez para mantener la sensación de euforia, lo cual es muy peligroso. El consumo repetido en una sesión puede llevar a la pérdida del conocimiento y hasta puede causar la muerte.

Con la inhalación repetida, muchas personas se sienten menos inhibidas y con menos control. Algunos pueden sentirse somnolientos durante varias horas y tener dolor de cabeza durante un rato.

Efectos a largo plazo

Los inhalantes a menudo contienen más de una sustancia química. Algunas sustancias se eliminan del organismo rápidamente, pero otras permanecen durante largo tiempo y son absorbidas por los tejidos grasos del cerebro y el sistema nervioso central. Con el tiempo, las sustancias químicas pueden causar problemas graves, como por ejemplo:

  • Daño a las fibras nerviosas. El consumo de inhalantes durante un tiempo prolongado puede destruir la envoltura protectora que hay alrededor de ciertas fibras nerviosas en el cerebro y en otras partes del cuerpo. Esto perjudica la capacidad de las neuronas para enviar mensajes, lo que puede causar temblores y espasmos musculares o incluso problemas permanentes con actividades básicas como caminar, agacharse y hablar. Estos efectos son similares a lo que les sucede a las personas que tienen esclerosis múltiple.
  • Daño a las neuronas. Los inhalantes también pueden dañar las células cerebrales al impedir que les llegue suficiente oxígeno. Los efectos de este trastorno, también conocido como hipoxia cerebral, dependerán de la zona del cerebro que resulte dañada. El hipocampo, por ejemplo, es responsable de la memoria, de manera que una persona que consume inhalantes repetidamente podría ser incapaz de aprender cosas nuevas o podría tener dificultad para mantener una simple conversación. Si se daña la corteza cerebral, el efecto se verá en la capacidad de la persona para solucionar problemas complejos y hacer planes con anticipación. Y si el daño se produce en el cerebelo, el efecto podría ser que la persona se mueva lentamente o actúe con torpeza.

Aquí encontrarás más información sobre cómo funciona el cerebro y qué sucede cuando una persona se droga.