¿Qué pasa en tu cuerpo cuando consumes MDMA (éxtasis/Molly)?

Efectos a corto plazo

Los cambios que ocurren en el cerebro al consumir MDMA también afectan de varias otras maneras a la persona que se droga. Algunos de los efectos son:

  • aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial
  • tensión muscular
  • rechinado de los dientes
  • menos inhibición (hacer cosas que normalmente no haría o tomar decisiones que normalmente no tomaría)
  • náuseas (sentirse mal del estómago) y posibles vómitos
  • visión borrosa
  • mareos y desmayos
  • escalofríos o sudoración
  • aumento de la temperatura del cuerpo (puede causar problemas graves del corazón, el hígado o los riñones)
  • mayor riesgo de sexo sin protección

Como la MDMA no siempre se descompone en el organismo, la droga puede interferir con su propio metabolismo. Esto puede hacer que se acumulen niveles perjudiciales de la droga en el cuerpo si se consume repetidamente en poco tiempo. Los altos niveles de MDMA en la corriente sanguínea pueden aumentar el riesgo de convulsiones y afectar la capacidad del corazón para latir normalmente.

Si la MDMA se mezcla con bebidas alcohólicas, puede disminuir algunos de los efectos del alcohol.

Efectos a largo plazo

Los investigadores no están seguros de si la MDMA causa cambios en el cerebro a largo plazo ni si esos efectos son reversibles cuando se deja de consumir la droga. Sin embargo, hay estudios que demuestran que algunas personas que consumen MDMA intensamente tienen problemas de larga duración, entre ellos confusión, depresión y problemas de memoria y atención.