¿Qué efectos tienen las drogas en el cerebro?

Las drogas son sustancias químicas. Cuando una persona pone estas sustancias químicas en su organismo —ya sea fumándolas, inyectándolas, inhalándolas o comiéndolas—, ellas interfieren en el sistema de comunicación del cerebro y alteran la manera en que las neuronas envían, reciben y procesan normalmente la información. Debido a su estructura química, las distintas drogas actúan de manera diferente. Sabemos que las drogas actúan en el cerebro en al menos dos formas:

  • imitan los mensajeros químicos naturales del cerebro
  • sobreestimulan el "circuito de recompensa" del cerebro

Algunas drogas, como la marihuana y la heroína, tienen estructuras químicas que imitan un neurotransmisor que se da naturalmente en el organismo. En realidad, estas drogas pueden "engañar" a los receptores, adherirse a ellos y activar las neuronas. Sin embargo, no actúan de la misma manera que un neurotransmisor natural, y las neuronas terminan transmitiendo mensajes anormales en el cerebro, lo que puede causar problemas tanto en el cerebro como en el cuerpo.

Otras drogas, como la cocaína y la metanfetamina, hacen que las neuronas liberen demasiada dopamina (que es un neurotransmisor natural) o impiden que la dopamina se recicle en forma normal. Esto lleva a mensajes exagerados en el cerebro, lo que crea problemas con los canales de comunicación. Es como la diferencia que existe entre que alguien susurre algo al oído o grite en un micrófono.

La euforia (colocón o high) que producen las drogas y el efecto de placer

Los científicos por un tiempo creyeron que lo que causaba la sensación de euforia (felicidad) cuando se consumía una droga era la oleada de dopamina, pero ahora saben que el proceso es más complejo. Muchas drogas de las que se abusa —la nicotinala cocaínala marihuana y otras— afectan el circuito de recompensa del cerebro, que forma parte del sistema límbico. Normalmente, el circuito de recompensa responde a actividades saludables y placenteras con la liberación del neurotransmisor dopamina, que le enseña a otras partes del cerebro a repetir esas actividades. Pero las drogas toman el control de este sistema y liberan grandes cantidades de dopamina: primero, en respuesta a la droga, pero después principalmente en respuesta a otras señales asociadas con la droga, como estar con gente que consume drogas o en lugares donde la persona ha consumido drogas anteriormente. El cerebro recuerda esa sensación y envía una señal de motivación intensa y de compulsión de buscar y consumir la droga nuevamente. Por lo tanto, la dopamina no causa la oleada de sensaciones; lo que hace es reforzar el deseo de consumir drogas.

El efecto de repetición

Nuestro cerebro está programado para asegurar que repitamos las actividades de supervivencia, como por ejemplo, comer. Para ello conecta esas actividades con la sensación de bienestar. Siempre que este circuito de recompensa se pone en marcha, el cerebro nota que ha sucedido algo importante que debe recordar y nos enseña a repetir la acción una y otra vez sin pensar en ello. Como las drogas entran a ese circuito y lo "secuestran", las personas aprenden a consumir drogas de la misma manera.

Después de consumir drogas repetidamente, el cerebro comienza a adaptarse a las oleadas de dopamina. Las neuronas pueden empezar a reducir la cantidad de receptores de dopamina o a simplemente generar menos dopamina. El resultado es que hay menos señales de dopamina en el cerebro. Es algo así como bajarle el volumen a la señal de dopamina. Como algunas drogas son tóxicas, también es posible que algunas neuronas se mueran.

La consecuencia de esto es que disminuye la capacidad de sentir placer. La persona se siente aplastada, sin vida y deprimida, y no puede disfrutar de las cosas que antes le resultaban placenteras. La dopamina impulsa al cerebro a repetir la actividad placentera de consumir la droga para sentirse bien nuevamente. Ahora, la persona necesita la droga porque sin la droga no se siente normal. Este efecto se conoce como tolerancia.

Para informarte más, mira el video ¿Por qué es tan difícil dejar las drogas? (en inglés).

Efectos a largo plazo

Con el tiempo, las drogas pueden causar cambios considerables en las neuronas y los circuitos cerebrales. Estos cambios pueden permanecer aun después de que la persona deja de consumir drogas. Esto sucede con más frecuencia cuando la droga se consume en forma repetida.