¿Qué pasa en tu cerebro cuando consumes cocaína?

Todas las drogas modifican la forma en que funciona el cerebro porque alteran la manera en que se comunican las neuronas. Las neuronas, o células nerviosas, se envían mensajes entre ellas por medio de la liberación de sustancias químicas llamadas neurotransmisores. Estos neurotransmisores se adhieren a unas moléculas de las neuronas conocidas como receptores. (Infórmate más sobre cómo actúan los neurotransmisores (en inglés)). Las drogas afectan este proceso de señales cerebrales.

Hay muchos neurotransmisores, pero la dopamina es el principal neurotransmisor que hace que la gente se sienta bien cuando hace algo que le gusta, como comer un pedazo de pastel de chocolate o jugar un juego de video. Normalmente, la dopamina se recicla nuevamente en la célula de donde salió, y así se cancela la señal. Pero los estimulantes como la cocaína evitan que se recicle, y entonces la dopamina se acumula en el cerebro. Es esta inundación de dopamina lo que refuerza el consumo de cocaína, porque "entrena" al cerebro para que repita la acción. La droga puede generar una sensación intensa de placer y aumentar el nivel de energía.

Con el consumo repetido, los estimulantes como la cocaína pueden perturbar la forma en que funciona el sistema de dopamina del cerebro y reducir la capacidad que tiene la persona de sentir placer con las actividades normales de todos los días. A menudo, las personas desarrollan tolerancia a la droga, lo que significa que necesitan consumir mayor cantidad de la droga para lograr el efecto deseado. Si la persona se vuelve adicta, tal vez deba consumir la droga nada más que para poder sentirse "normal".

Una vez que se disipa la euforia o “high” de la cocaína, muchas personas experimentan un derrumbe y se sienten cansadas o tristes durante varios días. También sienten una necesidad intensa de consumir cocaína otra vez para tratar de estar mejor.

Aquí encontrarás más información sobre cómo funciona el cerebro y qué sucede cuando una persona se droga. También puedes ver cómo responde el cerebro a las recompensas naturales y a las drogas.