¿Qué pasa en tu cerebro cuando consumes heroína?

Cuando la heroína ingresa al cerebro, se adhiere a las moléculas de las células que se conocen como "receptores opioides". Estos receptores se encuentran en muchas zonas del cerebro y del cuerpo, especialmente en las zonas que perciben el dolor y el placer, y también en una parte del cerebro que regula la respiración.

Los efectos a corto plazo de la heroína incluyen una oleada de sensaciones placenteras y pensamientos confusos. Estos efectos pueden durar unas pocas horas. Durante ese tiempo, las personas se sienten adormiladas y el ritmo cardíaco y de respiración disminuyen. Cuando el efecto de la droga desaparece, las personas se deprimen y a menudo tienen deseos intensos de consumir otra vez la droga para recuperar las sensaciones placenteras.

El consumo regular de heroína cambia la forma en que funciona el cerebro. Si la droga se consume con frecuencia se pueden presentar los siguientes problemas:

  • tolerancia, que es cuando se necesita más droga para lograr la misma euforia o “high”
  • dependencia, que es la necesidad de seguir consumiendo la droga para evitar los síntomas de abstinencia
  • adicción, que es una enfermedad devastadora del cerebro en la que, sin el tratamiento adecuado, la persona tiene problemas para dejar de consumir drogas aun cuando realmente quiera hacerlo, incluso después de que las drogas le hayan causado consecuencias terribles para su salud y otros aspectos de su vida. Como el consumo repetido de drogas modifica la forma en que funciona el cerebro, las personas que son adictas tienen un deseo intenso de consumir la droga solo para sentirse “normales”.

Aquí encontrarás más información sobre cómo funciona el cerebro y qué sucede cuando una persona se droga. Fíjate cómo responde el cerebro a las recompensas naturales y a las drogas.

El video no está disponible en español.