¿Qué pasa en tu cuerpo cuando tomas tranquilizantes recetados?

Como todos los tranquilizantes disminuyen el ritmo de la actividad cerebral, también causan otros efectos, entre ellos:

  • habla distorsionada
  • respiración superficial, lo que puede llevar a una sobredosis e incluso causar la muerte
  • somnolencia (tener sueño)
  • desorientación
  • falta de coordinación

Estos efectos pueden causar accidentes o lesiones graves. El uso indebido de los tranquilizantes también puede causar dependencia física, otro motivo por el cual deben usarse solamente en la forma en que lo indica el médico. La dependencia es cuando una persona tiene sensaciones desagradables o se siente enferma cuando trata de dejar de tomar el medicamento. La dependencia puede llevar a la adicción. 

Los tranquilizantes no se deben combinar con ningún medicamento o sustancia que cause somnolencia, como los analgésicos recetados, el alcohol o ciertas medicinas de venta libre para el resfrío y la alergia. Si se combinan, pueden hacer que disminuya el ritmo cardíaco y la frecuencia respiratoria, lo que aumenta el riesgo de sobredosis y muerte.