¿Qué pasa en tu cerebro cuando consumes estimulantes recetados?

El cerebro está compuesto de neuronas que se envían mensajes entre sí liberando sustancias químicas llamadas neurotransmisores. Los estimulantes comunes, como las anfetaminas y el metilfenidato, tienen estructuras químicas similares a las de ciertos neurotransmisores clave del cerebro, entre ellos la dopamina (en inglés) y la norepinefrina. Los estimulantes aumentan los efectos de estas sustancias químicas en el cerebro y el cuerpo.

Cuando un médico receta estimulantes para tratar un problema médico, comienza con dosis pequeñas y las aumenta gradualmente hasta encontrar la dosis que da mejores resultados. Sin embargo, cuando los estimulantes se toman en dosis o maneras distintas a las indicadas (como por ejemplo, se inhalan o inyectan), pueden aumentar la cantidad de dopamina en el cerebro en forma muy rápida. Esto cambia la comunicación normal entre las células del cerebro, lo que produce un colocón o high y al mismo tiempo aumenta el riesgo de sufrir efectos secundarios peligrosos. Con el tiempo, se puede generar la adicción, que es cuando una persona continúa consumiendo la droga a pesar de las consecuencias negativas que ello le acarrea. 

Aquí encontrarás más información sobre cómo funciona el cerebro y qué sucede cuando una persona abusa de las drogas.