¿Qué sucede con los cigarrillos electrónicos?

Los cigarrillos electrónicos son un producto relativamente nuevo. Como solo han estado en el mercado alrededor de diez años, los investigadores están en la etapa inicial de los estudios para determinar cómo afectan la salud.

¿Cómo funcionan los cigarrillos electrónicos?

Los cigarrillos electrónicos están diseñados para liberar nicotina sin las otras sustancias químicas que se generan al quemar las hojas de tabaco. Al pitar en la boquilla del cartucho se activa un dispositivo de inhalación (llamado vaporizador) que funciona a pilas. El vaporizador calienta el líquido que está dentro del cartucho, el cual contiene nicotina, saborizantes y otras sustancias químicas. El líquido calentado se convierte en rocío (vapor), que la persona inhala. Esto se conoce como vapear.

¿Qué efectos tienen los cigarrillos electrónicos en el cerebro?

Hasta el momento, las investigaciones sugieren que los cigarrillos electrónicos podrían ser menos perjudiciales que los cigarrillos de tabaco cuando una persona que fuma regularmente reemplaza completamente el tabaco con un cigarrillo electrónico. Pero como son tan nuevos, esto no se sabe con certeza todavía. Y la nicotina, en cualquiera de sus formas, es una droga sumamente adictiva. Los expertos en salud han planteado muchos interrogantes sobre la seguridad de estos productos, particularmente para los adolescentes:

  • Pruebas hechas en algunos cigarrillos electrónicos demostraron que el rocío (vapor) contenía sustancias químicas tóxicas que se sabe causan cáncer, y partículas provenientes del mecanismo vaporizador que pueden ser perjudiciales. Todavía no está claro qué efectos tiene la exposición repetida a estas sustancias sobre la salud.
  • Hay una investigación con animales que demuestra que la exposición a la nicotina puede causar cambios en el cerebro que hacen que otras drogas produzcan más satisfacción. Si esto es cierto en los seres humanos, como creen algunos expertos, significaría que el uso de nicotina en cualquiera de sus formas aumentaría el riesgo de consumir otras drogas y también el riesgo de adicción.
  • Ciertas investigaciones sugieren que el uso de cigarrillos electrónicos puede servir como una "puerta de entrada" o introducción para que los jóvenes prueben otros productos de tabaco, incluidos los cigarrillos regulares, que se sabe causan enfermedades y llevan a una muerte temprana. Un estudio reciente reveló que los estudiantes que han usado cigarrillos electrónicos antes de ingresar a 9.0 grado tienen más probabilidades que otros de comenzar a fumar cigarrillos tradicionales y otros productos de tabaco el año siguiente.11
  • El líquido en los cigarrillos electrónicos puede causar intoxicación por nicotina si se bebe, se aspira o se toca. Recientemente ha habido un aumento en los casos de intoxicación de niños menores de 5 años. También hay preocupación por los usuarios que cambian los cartuchos y por las mascotas.
  • Ciertos estudios indican que el vapor de segunda mano de los cigarrillos electrónicos contamina la calidad del aire con partículas que podrían dañar el corazón y los pulmones.12
  • Algunas investigaciones indican que ciertas marcas de cigarrillos electrónicos contienen metales como níquel y cromo, los que probablemente provienen del calentamiento de las bobinas del cigarrillo.13

Regulación de los cigarrillos electrónicos

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (U.S. Food and Drug Administration, FDA) anunció en el 2016 que regularía la venta de cigarrillos electrónicos, tabaco para narguile (hookah) y cigarros. Por lo tanto:

  • Es ahora ilegal vender cigarrillos electrónicos, tabaco para narguile (hookah) o cigarros, ya sea en persona o por internet, a una persona menor de 18 años.
  • Para comprar estos productos es necesario mostrar un documento de identidad con foto que compruebe que la persona tiene 18 años o más.
  • Estos productos no se pueden vender en máquinas expendedoras (a menos que se trate de un local para adultos solamente).
  • Es ilegal distribuir muestras gratis.

La regulación de la FDA también significa que el gobierno federal tendrá ahora mucha más información sobre qué hay en los cigarrillos electrónicos, la seguridad o peligrosidad de los ingredientes, cómo se hacen y qué riesgos hay que comunicar al público (por ejemplo, en advertencias sobre la salud en el producto mismo o en la publicidad). El gobierno también podrá evitar que los fabricantes hagan afirmaciones sobre sus productos que no están comprobadas científicamente.

La regulación no quiere decir que los cigarrillos electrónicos sean necesariamente seguros para el consumo por parte de todas las personas adultas, ni que todas las declaraciones saludables que se ven actualmente en la publicidad de los fabricantes sean ciertas. Pero sí significa que los cigarrillos electrónicos, el tabaco para narguile y los cigarros ahora deben seguir las mismas reglas que siguen los fabricantes de cigarrillos.

11 Rigotti NA. e-Cigarette use and subsequent tobacco use by adolescents: new evidence about a potential risk of e-cigarettes. JAMA. 2015;314(7):673-674.

12 Schober W, Szendrei K, Matzen W, et al. Use of electronic cigarettes (e-cigarettes) impairs indoor air quality and increases FeNO levels of e-cigarette consumers. International Journal of Hygiene and Environmental Health. 2014; 217:628-637.

13 Hess CA, Olmedo P, Goessler W, Cohen E, Rule AM. E-cigarettes as a source of  toxic and potentially carcinogenic metals. Environmental Research. 2017;152:221-221.