El cuidado de la salud mental y emocional

El bienestar mental y emocional es esencial para la salud integral. Al ayudar a los adolescentes a adoptar estrategias saludables para hacer frente a situaciones difíciles, usted puede prepararlos para que triunfen en la lucha contra el estrés y las circunstancias difíciles en el futuro. Esta actividad ayuda a promover la conciencia plena y enseña a los adolescentes a poner en práctica conductas que mejoran la salud, las cuales pueden contribuir a un mejor manejo del estrés y reducir las posibilidades de que exploren el consumo de drogas como una alternativa.

Image

Image by ©Shuttertock/KosimShukurov

Puntos destacados de la lección:

  • Preguntas para los alumnos
  • Hojas de actividad del alumno
  • Comentarios e instrucciones del maestro

Para alumnos de los siguientes grados:

6,  7,  8,  9,  10,  11,  12 

Destrezas del estudiante:

  • Lengua inglesa
  • Destrezas de salud y para la vida diaria

Tiempo / Duración:

  • 25 minutos

Materiales:

Computer and internet access

Idiomas:

  • English

Estándares nacionales:

    Healthy Behavior Outcomes (Resultados conductuales saludables)

    • MEH-2. Participar en actividades sanas desde el punto de vista mental y emocional
    • MEH-4. Evitar y controlar el estrés emocional y la ansiedad en formas saludables
    • MEH-5. Utilizar estrategias de autocontrol y control de impulsos para promover la salud

    National Health Education Standards (Estándares nacionales de educación sanitaria)

    • 7. Los alumnos demostrarán su capacidad de poner en práctica conductas que mejoran la salud y su aptitud para evitar o reducir los riesgos de salud

Introducción

El estrés ha sido vinculado al consumo de drogas.1 El hecho de que una persona tenga dificultad para afrontar el estrés puede influir en su consumo de drogas o alcohol.1 Los adolescentes pueden aprender a utilizar estrategias saludables que los ayudarán a generar resiliencia (en inglés) en respuesta a circunstancias y eventos difíciles. Por ejemplo, la conciencia plena (en inglés)–reducir el ritmo para prestar atención a lo que está sucediendo a nuestro alrededor en ese preciso momento– puede ayudar a los adolescentes a crear un "respiro" mental para procesar emociones angustiantes.2 Ese respiro puede tener la forma de una mayor conciencia por parte del adolescente de sus pensamientos, sus emociones y sus sentidos, y también generar la capacidad de distanciarse de esos pensamientos y emociones. Además, las prácticas basadas en la conciencia plena pueden mejorar el bienestar emocional de los adolescentes y hacer que se sientan menos abrumados por el estrés.3 Las actividades que ayudan a desarrollar resiliencia pueden ser beneficiosas para todos los adolescentes que participan en ellas.4

Esta actividad está diseñada para completarse en forma virtual, pero puede adaptarse también a una clase presencial.

Objetivos de los estudiantes

Los estudiantes serán capaces de:

  • Practicar actividades que mejoran la salud y promover y alimentar su salud mental y emocional.

Actividad

Los comentarios del maestro aparecen en cursiva.

La mente y las emociones afectan nuestra salud general. El estrés que no se controla puede aumentar el riesgo de que alguien intente enfrentar los factores estresantes —que incluyen el trauma y los problemas de salud mental— con el consumo de drogas o de otras sustancias. Hoy vamos a realizar una actividad que nos puede ayudar a cuidar nuestra salud mental. Como todos somos únicos y diferentes, es posible que las actividades con las que cada uno de ustedes pueda relajarse o sentirse mejor sean distintas de las actividades que les pueden servir a sus amigos o familiares.

Pídale a los estudiantes: Con los dedos de la mano, muéstrenme cuál es su nivel de estrés en este momento. Un dedo (no el del medio, por favor) significa casi nada de estrés; diez dedos significan que están superestresados.

La respiración 4-7-8.Este ejercicio de respiración consiste en aspirar por 4 tiempos, contener la respiración por 7 y exhalar en 8. El ritmo de la respiración puede ajustarse con la velocidad del conteo. Cuando una persona hace este ejercicio por primera vez, debe hacerlo sentada o acostada y solo unas pocas veces, ya que este tipo de respiración puede hacer que se sienta algo mareada o aturdida.

Fuente: U.S. Department of Veterans Affairs (en inglés)

Diga: Es OK no sentirse bien. Manejar situaciones difíciles puede ser complicado. Por eso es que es tan importante cuidar nuestra salud emocional y mental y practicar formas sanas de enfrentar las dificultades. Espero que al final de esta actividad, cuando les pregunte de nuevo cuál es su nivel de estrés, hayan bajado al menos un punto.

Seleccionen una actividad de la lista siguiente y practíquenla durante los próximos 10 minutos. Tal vez quieran probar algo que no hayan probado antes para ver si es relajante y les resulta agradable. Las actividades pueden incluir…

  • Dibujar un lugar o un recuerdo favorito.
  • Cerrar los ojos y concentrarse en la respiración. Pueden usar una aplicación gratuita, como, Breathe2Relax (en inglés).
  • Leer o escuchar un texto sobre conciencia plena (ejemplo (en inglés).
  • Escribir sobre lo que ocupa su mente en estos momentos.
  • Escribir diez cosas por las que están agradecidos.
  • Practicar la creación guiada de imágenes.
  • Hacer ejercicio (ya sea aeróbico, como bailar al ritmo de videos musicales, o de estiramiento, como yoga).
  • Escuchar música que los ayude a relajarse.

Dé a los estudiantes aproximadamente 10 minutos para elegir una actividad y practicarla. Si lo desea, puede utilizar una campana o el repique de campanillas para indicar el fin de la práctica.

Diga: Escriban en el chat cómo se sentían antes de la actividad y cómo se sienten ahora. Por ejemplo (escriba en el chat), opresión en el pecho/más abierto, es más fácil respirar.

Pregunte: ¿Alguien sintió más estrés o algún sentimiento que no era positivo en relación con la actividad que eligieron? Disponga de tiempo para escuchar y debatir.

Es importante encontrar actividades que beneficien nuestra salud mental. Si lo que probaron hoy no los ayudó a sentirse menos estresados, prueben otra actividad de la lista. Puede llevar un par de intentos encontrar lo que le dé mejores resultados a cada uno. Como dije antes, lo que funciona bien para un amigo o familiar no necesariamente funcionará bien para ustedes.

¿Notaron que en las opciones de la lista hay cosas de distintos tipos: realizar actividad física y moverse, leer, dibujar, escribir...? Están ahí porque es importante saber que el cuidado de nuestra salud mental y emocional puede significar tanto dormir una siesta como correr una milla. Puede incluir escribir lo que sentimos o escuchar música. Saber qué es lo que podemos hacer para favorecer y controlar nuestra salud mental y emocional es la mitad del trabajo. Además, el hecho de volver a estar calmados puede ayudarnos en otras áreas de la salud y de la vida.

Pregunte: Con los dedos de la mano, muéstrenme cuál es su nivel de estrés ahora. Un dedo (no el del medio, por favor) significa casi nada de estrés. Diez dedos significan que están superestresados.

¿Aprendieron algo hoy sobre las cosas que pueden ayudarnos a sentir menos estrés, o las cosas que no nos ayudan? Disponga de tiempo para escuchar y debatir.

  • [1] Sinha R. How does stress increase risk of drug abuse and relapse? Psychopharmacology. 2001;158(4):343. doi:10.1007/s002130100917
  • [2] Sapthiang S, Van Gordon W, Shonin E. Mindfulness in Schools: a Health Promotion Approach to Improving Adolescent Mental Health. International Journal of Mental Health & Addiction. 2019;17(1):112-119. doi:10.1007/s11469-018-0001-y
  • [3] Galla BM. Within-person changes in mindfulness and self-compassion predict enhanced emotional well-being in healthy, but stressed adolescents. Journal of Adolescence. 2016;49:204-217. doi:10.1016/j.adolescence.2016.03.016
  • [4] Dray J, Bowman J, Campbell E, et al. Systematic Review of Universal Resilience-Focused Interventions Targeting Child and Adolescent Mental Health in the School Setting. Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry. 2017;56(10):813-824. doi:10.1016/j.jaac.2017.07.780