Tabaco, nicotina y cigarrillos electrónicos

Nombres comunes en inglés: chew, dip, snuff

Actualizado en julio del 2017

¿Qué son los productos de tabaco o nicotina y los cigarrillos electrónicos?

Cigarrillo roto al lado de un cigarrillo electrónico ©Shutterstock/CatherineL-Prod

También se conocen como:

Cigarrillos: butts, cigs y smokes

Tabaco sin humo: chew, dip, snuff, snus y spit tobacco

Narguile (hookah): goza, hubble-bubble, narghile, shisha y waterpipe

El tabaco es una planta de hojas frondosas que se cultiva en todo el mundo, incluidas ciertas zonas de Estados Unidos. Las hojas de tabaco contienen muchas sustancias químicas y además se crean otras sustancias al quemar las hojas (como en los cigarrillos), pero la nicotina es el ingrediente que puede causar adicción. Otras sustancias químicas que se producen al fumar, como el alquitrán, el monóxido de carbono, el acetaldehído y las nitrosaminas, también pueden causar daños graves al organismo. Por ejemplo, el alquitrán causa cáncer de pulmón y otras enfermedades graves que afectan la respiración y el monóxido de carbono puede causar problemas cardíacos.

Los adolescentes que están considerando comenzar a fumar por motivos sociales deben pensar en lo siguiente: el consumo de tabaco es la principal causa prevenible de enfermedad, incapacidad y muerte en Estados Unidos. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades del país (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), los cigarrillos causan más de 480,000 muertes prematuras cada año (alrededor de una de cada cinco muertes en Estados Unidos, o 1,300 muertes por día). Otros 16 millones de personas sufren alguna enfermedad grave causada por fumar. De modo que por cada persona que muere por fumar, 30 más sufren de al menos una enfermedad grave relacionada con el tabaco.1

¿Cómo se usan los productos de tabaco y nicotina?

Los productos de tabaco y nicotina vienen en muchas formas. Se pueden fumar, masticar o aspirar, o se puede inhalar su vapor.

  • Productos de tabaco que se fuman:
    • Cigarrillos (regulares, livianos y mentolados): no hay ninguna prueba de que los cigarrillos suaves ("light") o mentolados sean más seguros que los cigarrillos regulares.
    • Cigarros y pipas: algunos cigarros pequeños se ahuecan a fin de hacer lugar para introducir marihuana y se conocen como "blunts". Los jóvenes a veces hacen esto para tratar de ocultar que fuman marihuana. De cualquier manera, están inhalando sustancias químicas tóxicas. 
    • Bidis y kreteks (cigarrillos de clavo de olor): los bidis son pequeños cigarrillos delgados enrollados a mano que se importan a Estados Unidos principalmente de la India y otros países del sureste de Asia. Los kreteks, a menudo llamados cigarrillos de clavo de olor, contienen entre un 60% y un 80% de tabaco y entre un 20% y un 40% de clavo de olor molido. Los bidis y los kreteks saborizados están prohibidos en Estados Unidos por la prohibición que existe sobre los cigarrillos saborizados.
    • Narguiles (hookahs) o pipas de agua: el tabaco para narguile o hookah viene en sabores variados. Por la general la pipa se comparte en grupos. Un estudio reciente (en inglés) reveló que una sesión típica de hookah genera aproximadamente 125 veces más humo, 25 veces más alquitrán, 2.5 veces más nicotina y 10 veces más monóxido de carbono que fumar un cigarrillo.
  • Tabaco sin humo (en estos productos el tabaco no se quema):
    • Tabaco de mascar: por lo general se coloca entre la mejilla y la encía.
    • Rapé: tabaco molido que se puede inhalar si está en forma seca o se puede colocar entre la mejilla y la encía.
    • Tabaco sin humo húmedo ("dip"): rapé húmedo que se usa como el tabaco de mascar.
    • Pasta de tabaco húmeda ("snus"): una bolsa pequeña de pasta de tabaco húmeda
    • Productos de tabaco soluble (incluye pastillas, bolitas, tiras y varitas de tabaco)
  • Cigarrillos electrónicos (también llamados sistemas electrónicos de administración de nicotina, e-cigarettes o e-cigs). Los cigarrillos electrónicos son dispositivos a pila que administran nicotina y saborizantes sin quemar tabaco. En la mayoría de los cigarrillos electrónicos, al pitar se activa el elemento calentador a pila, el cual vaporiza el líquido contenido en el cartucho; entonces se inhala el vapor resultante (a esto se le llama "vapear"). Infórmate más sobre los cigarrillos electrónicos.

1 Centers for Disease Control and Prevention. Smoking and Tobacco Use: Fast Facts. Atlanta, GA. Diciembre de 2015 Se puede consultar en http://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/fact_sheets/fast_facts/index.htm.

¿Qué pasa en tu cerebro cuando consumes tabaco y nicotina?

Al igual que otras drogas, la nicotina aumenta los niveles del neurotransmisor llamado dopamina (en inglés). La dopamina se libera en forma natural cuando una persona experimenta algo placentero, como una buena comida, realizar su actividad favorita o pasar tiempo con las personas que quiere. Al consumir productos de tabaco, la liberación de dopamina causa un efecto similar. Este efecto desaparece rápidamente, lo que hace que la gente que fuma sienta necesidad de encender otro cigarrillo para sentir otra vez esa sensación placentera, lo que puede llevar a la adicción.

Un fumador típico toma diez pitadas de un cigarrillo en los aproximadamente cinco minutos que el cigarrillo está encendido. De modo que una persona que fuma alrededor de un paquete por día (25 cigarrillos), tiene 250 "golpes" de nicotina cada día.

Hay estudios que sugieren que otras sustancias químicas presentes en el humo del tabaco, como el acetaldehído, podrían aumentar los efectos de la nicotina en el cerebro.

Cuando se consume tabaco sin humo, la nicotina se absorbe a través de los tejidos de la boca directamente en la sangre, y así llega al cerebro. Aún después de quitar el tabaco de la boca, la nicotina continúa absorbiéndose en la corriente sanguínea. La nicotina también permanece en la sangre más tiempo en quienes usan tabaco sin humo que en quienes fuman.

¿Qué pasa en tu cuerpo cuando consumes tabaco y nicotina?

Cuando la nicotina ingresa al organismo, inicialmente hace que las glándulas suprarrenales liberen una hormona llamada adrenalina. La oleada de adrenalina estimula el organismo y aumenta la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la respiración.

El mayor daño al organismo no lo causa la nicotina sino otras sustancias químicas que se encuentran en el tabaco o las otras sustancias que se producen cuando se quema, entre ellas el monóxido de carbono, el alquitrán, el formaldehído, el cianuro y el amoníaco. El consumo de tabaco daña todos los órganos del cuerpo y causa muchos problemas. Los efectos que el tabaco sin humo tiene sobre la salud son algo diferentes de los efectos del tabaco que se fuma, pero los dos pueden causar cáncer.

Humo de segunda mano

Las personas que no fuman pero viven o pasan tiempo con otras que fuman están expuestas al humo de segunda mano, es decir, el humo exhalado y el humo que sale del extremo del producto de tabaco que se quema. Al igual que fumar, esto aumenta el riesgo de muchas enfermedades. Se estima que cada año alrededor de 58 millones de estadounidenses se exponen regularmente al humo de segunda mano, y más de 42,000 no fumadores mueren de enfermedades causadas por la exposición al humo de segunda mano.2 Uno de cada cuatro estudiantes de la escuela media y secundaria en Estados Unidos dice haber estado expuesto a rocío de segunda mano no saludable proveniente de los cigarrillos electrónicos.3

El cuadro siguiente muestra los problemas de salud que pueden ocurrir cuando se fuma o mastica tabaco o cuando se está expuesto al humo de segunda mano.

Mayor riesgo de problemas de salud

Efecto en la salud

Fumar tabaco

Humo de segunda mano

Tabaco sin humo

Cáncer

la causa de alrededor de un tercio de todas las muertes por cáncer, incluido un 90% de los casos de cáncer de pulmón. El consumo de tabaco también está asociado con el cáncer de boca, faringe, laringe, esófago, estómago, páncreas, cuello del útero, riñón, uretra, vejiga y médula (leucemia).

Cáncer de pulmón: las personas que están expuestas al humo de segunda mano aumentan el riesgo de cáncer de pulmón entre un 20% y un 30%. Cada año, hay alrededor de 7,300 muertes por cáncer de pulmón entre personas que no fuman.4

Cáncer: se ha descubierto que alrededor de treinta sustancias químicas que se encuentran en el tabaco causan cáncer. Las personas que usan tabaco sin humo tienen un mayor riesgo de cáncer oral (cáncer de la boca, los labios, la lengua o la faringe) y también de cáncer de esófago y de páncreas.

Problemas pulmonares  

Problemas respiratorios: la bronquitis (inflamación de los bronquios, las vías respiratorias que llegan a los pulmones) y la neumonía se han vinculado con el hábito de fumar.

Menor capacidad pulmonar: las personas que fuman no pueden hacer ejercicio ni practicar deportes por tanto tiempo como lo hacían antes.

Problemas respiratorios: el humo de segunda mano causa problemas respiratorios en las personas que no fuman, como tos y flema, y los pulmones no funcionan tan bien como deberían.

 

Enfermedades cardíacas  y embolia cerebral

Enfermedades cardíacas y embolia cerebral: fumar aumenta el riesgo de embolia cerebral, infarto al corazón, enfermedades vasculares (que afectan la circulación de la sangre en el cuerpo) y aneurisma (un bulto como un globo en una arteria que puede perforarla y causar la muerte).

Enfermedades cardíacas: el humo de segunda mano aumenta entre un 15% y un 35% el riesgo de enfermedades cardíacas. Se estima que contribuye a hasta 34,000 muertes relacionadas con enfermedades cardíacas.5

Enfermedades cardíacas y embolia cerebral: las investigaciones recientes indican que el tabaco sin humo puede desempeñar un papel como causante de enfermedades cardíacas y embolia cerebral.

Otros problemas de salud

Cataratas: las personas que fuman pueden sufrir de cataratas, una enfermedad que nubla los ojos y hace borrosa la visión.

Pérdida del sentido del gusto y el olfato

Piel y dientes envejecidos: Después de fumar durante mucho tiempo, las personas notan que la piel envejece más rápido y los dientes se decoloran.

 

Problemas en la boca: el uso de tabaco sin humo aumenta la probabilidad de tener caries, enfermedad gingival (de las encías) y llagas en la boca que pueden hacer que resulte doloroso comer y beber.

Mujeres embarazadas y niños

Mujeres embarazadas: las mujeres embarazadas que fuman tienen un mayor riesgo de tener un bebé prematuro o perder el bebé, o de que el bebé nazca muerto, o pueden tener otros problemas durante el embarazo. Fumar durante el embarazo también podría estar asociado con problemas de conducta y aprendizaje en los niños.

Problemas de salud para los niños: los niños que están expuestos al humo de segunda mano tienen un riesgo mayor de morir por el síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS o "muerte blanca") o sufrir infecciones pulmonares, problemas de oídos o casos de asma más graves.

 

Muerte accidental

Muertes relacionadas con incendios: fumar es la causa principal de las muertes relacionadas con incendios, que son más de 600 cada año.6

 

 

2 Centers for Disease Control and Prevention. Smoking and Tobacco Use: Fast Facts. Atlanta, GA. Diciembre de 2015 Se puede consultar en http://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/fact_sheets/fast_facts/index.htm.

3 Wang TW, Marynak KL, Aguku IT, et al. Secondhand Exposure to Electronic Cigarette Aerosol Among US Youths. JAMA Pediatrics. 2017, e1. 

4 Centers for Disease Control and Prevention. Smoking and Tobacco Use: Health Effects of Secondhand Smoke. Atlanta, GA. Febrero de 2016. Se puede consultar en http://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/fact_sheets/secondhand_smoke/health_effects/index.htm

5 Centers for Disease Control and Prevention. Smoking and Tobacco Use: Health Effects of Secondhand Smoke. Atlanta, GA. Febrero de 2016. Se puede consultar en http://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/fact_sheets/secondhand_smoke/health_effects/index.htm

6 Centers for Disease Control and Prevention. Smoking and Tobacco Use. Tobacco-Related Mortality. Atlanta, GA. Febrero de 2016. Se puede consultar en http://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/fact_sheets/health_effects/tobacco_related_mortality/.

 

¿Son adictivos los productos de tabaco o nicotina?

Sí. Es la nicotina que se encuentra en el tabaco la que es adictiva. Cada cigarrillo contiene alrededor de diez miligramos de nicotina. Una persona inhala solamente algo del humo de un cigarrillo y los pulmones no absorben todo el contenido de cada pitada. La persona promedio recibe alrededor de 1 a 2 miligramos de la droga con cada cigarrillo.

Estudios de marcas muy populares de tabaco sin humo demostraron que la cantidad de nicotina por gramo de tabaco varía entre 4.4 y 25.0 miligramos. Mantener un “dip” de tamaño promedio en la boca durante 30 minutos le da al usuario tanta nicotina como fumar tres cigarrillos. Una persona que consume dos latas de rapé por semana recibe tanta nicotina como alguien que fuma un paquete y medio por día.

Ya sea que una persona fume productos de tabaco o use tabaco sin humo, la cantidad de nicotina que absorbe el organismo es suficiente para que esa persona se convierta en adicta. Cuando esto ocurre, la persona continúa buscando el tabaco aun cuando sabe el daño que le causa. La adicción a la nicotina puede causar:

  • tolerancia: una persona que consume productos de tabaco desarrolla tolerancia en el curso de un día, es decir, necesita más nicotina para lograr los mismos efectos iniciales. En realidad, la gente que fuma a menudo reporta que el primer cigarrillo del día es el más fuerte o el "mejor".
  • Síntomas de abstinencia: cuando una persona deja de consumir productos de tabaco, generalmente tiene síntomas desagradables de abstinencia (en inglés), lo que a menudo hace que la persona vuelva al tabaco. Los síntomas de abstinencia de nicotina incluyen:
    • irritabilidad
    • problemas para pensar y concentrarse
    • problemas para dormir
    • más apetito
    • deseos intensos de nicotina que pueden durar seis meses o más y pueden ser un obstáculo importante para dejar la droga

¿Es posible morir por consumir productos de tabaco o nicotina?

Sí. El consumo de tabaco (ya sea fumado o en su forma sin humo) es la primera causa prevenible de muerte en Estados Unidos. Es una causa conocida de cáncer. Fumar tabaco también puede causar la muerte temprana por enfermedades cardíacas, problemas de salud en los niños e incendios accidentales en el hogar o en edificios que comienzan con la caída de un cigarrillo. Además, la nicotina en el tabaco sin humo puede aumentar el riesgo de muerte súbita a raíz de un trastorno en el cual el corazón no late correctamente (arritmias ventriculares); el resultado es que el corazón bombea poco o nada de sangre a los órganos del cuerpo.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), fumar cigarrillos causa más de 480,000 muertes prematuras cada año (alrededor de una de cada cinco muertes en Estados Unidos, o 1,300 muertes por día).8 En promedio, las personas que fuman mueren diez años antes que quienes no fuman.9 Los fumadores tienen un mayor riesgo de morir de cáncer (especialmente cáncer de pulmón), enfermedades cardíacas, enfermedades pulmonares y lesiones accidentales por incendios que se iniciaron por la caída de un cigarrillo.

La buena noticia es que las personas que dejan el tabaco pueden vivir más tiempo. Un hombre de 24 años que deja de fumar aumentará en promedio su expectativa de vida (cuánto tiempo es probable que viva) unos cinco años.10

8 Centers for Disease Control and Prevention. Smoking and Tobacco Use: 2014 Surgeon General’s Report: The Health Consequences of Smoking—50 Years of Progress. Atlanta, GA. 2014. Se puede consultar en http://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/sgr/50th-anniversary/index.htm.

9 Centers for Disease Control and Prevention. Smoking and Tobacco Use: Fast Facts. Atlanta, GA. Diciembre de 2015 Se puede consultar en http://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/fact_sheets/fast_facts/index.htm.

10 Centers for Disease Control and Prevention. The Health Benefits of Smoking Cessation: A Report of the Surgeon General. Atlanta, GA. 1990. HHS Publication No. 90-8416.

¿Qué sucede con los cigarrillos electrónicos?

Los cigarrillos electrónicos son un producto relativamente nuevo. Como solo han estado en el mercado alrededor de diez años, los investigadores están en la etapa inicial de los estudios para determinar cómo afectan la salud.

¿Cómo funcionan los cigarrillos electrónicos?

Los cigarrillos electrónicos están diseñados para liberar nicotina sin las otras sustancias químicas que se generan al quemar las hojas de tabaco. Al pitar en la boquilla del cartucho se activa un dispositivo de inhalación (llamado vaporizador) que funciona a pilas. El vaporizador calienta el líquido que está dentro del cartucho, el cual contiene nicotina, saborizantes y otras sustancias químicas. El líquido calentado se convierte en rocío (vapor), que la persona inhala. Esto se conoce como vapear.

¿Qué efectos tienen los cigarrillos electrónicos en el cerebro?

Hasta el momento, las investigaciones sugieren que los cigarrillos electrónicos podrían ser menos perjudiciales que los cigarrillos de tabaco cuando una persona que fuma regularmente reemplaza completamente el tabaco con un cigarrillo electrónico. Pero como son tan nuevos, esto no se sabe con certeza todavía. Y la nicotina, en cualquiera de sus formas, es una droga sumamente adictiva. Los expertos en salud han planteado muchos interrogantes sobre la seguridad de estos productos, particularmente para los adolescentes:

  • Pruebas hechas en algunos cigarrillos electrónicos demostraron que el rocío (vapor) contenía sustancias químicas tóxicas que se sabe causan cáncer, y partículas provenientes del mecanismo vaporizador que pueden ser perjudiciales. Todavía no está claro qué efectos tiene la exposición repetida a estas sustancias sobre la salud.
  • Hay una investigación con animales que demuestra que la exposición a la nicotina puede causar cambios en el cerebro que hacen que otras drogas produzcan más satisfacción. Si esto es cierto en los seres humanos, como creen algunos expertos, significaría que el uso de nicotina en cualquiera de sus formas aumentaría el riesgo de consumir otras drogas y también el riesgo de adicción.
  • Ciertas investigaciones sugieren que el uso de cigarrillos electrónicos puede servir como una "puerta de entrada" o introducción para que los jóvenes prueben otros productos de tabaco, incluidos los cigarrillos regulares, que se sabe causan enfermedades y llevan a una muerte temprana. Un estudio reciente reveló que los estudiantes que han usado cigarrillos electrónicos antes de ingresar a 9.0 grado tienen más probabilidades que otros de comenzar a fumar cigarrillos tradicionales y otros productos de tabaco el año siguiente.11
  • El líquido en los cigarrillos electrónicos puede causar intoxicación por nicotina si se bebe, se aspira o se toca. Recientemente ha habido un aumento en los casos de intoxicación de niños menores de 5 años. También hay preocupación por los usuarios que cambian los cartuchos y por las mascotas.
  • Ciertos estudios indican que el vapor de segunda mano de los cigarrillos electrónicos contamina la calidad del aire con partículas que podrían dañar el corazón y los pulmones.12
  • Algunas investigaciones indican que ciertas marcas de cigarrillos electrónicos contienen metales como níquel y cromo, los que probablemente provienen del calentamiento de las bobinas del cigarrillo.13

Regulación de los cigarrillos electrónicos

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (U.S. Food and Drug Administration, FDA) anunció en el 2016 que regularía la venta de cigarrillos electrónicos, tabaco para narguile (hookah) y cigarros. Por lo tanto:

  • Es ahora ilegal vender cigarrillos electrónicos, tabaco para narguile (hookah) o cigarros, ya sea en persona o por internet, a una persona menor de 18 años.
  • Para comprar estos productos es necesario mostrar un documento de identidad con foto que compruebe que la persona tiene 18 años o más.
  • Estos productos no se pueden vender en máquinas expendedoras (a menos que se trate de un local para adultos solamente).
  • Es ilegal distribuir muestras gratis.

La regulación de la FDA también significa que el gobierno federal tendrá ahora mucha más información sobre qué hay en los cigarrillos electrónicos, la seguridad o peligrosidad de los ingredientes, cómo se hacen y qué riesgos hay que comunicar al público (por ejemplo, en advertencias sobre la salud en el producto mismo o en la publicidad). El gobierno también podrá evitar que los fabricantes hagan afirmaciones sobre sus productos que no están comprobadas científicamente.

La regulación no quiere decir que los cigarrillos electrónicos sean necesariamente seguros para el consumo por parte de todas las personas adultas, ni que todas las declaraciones saludables que se ven actualmente en la publicidad de los fabricantes sean ciertas. Pero sí significa que los cigarrillos electrónicos, el tabaco para narguile y los cigarros ahora deben seguir las mismas reglas que siguen los fabricantes de cigarrillos.

11 Rigotti NA. e-Cigarette use and subsequent tobacco use by adolescents: new evidence about a potential risk of e-cigarettes. JAMA. 2015;314(7):673-674.

12 Schober W, Szendrei K, Matzen W, et al. Use of electronic cigarettes (e-cigarettes) impairs indoor air quality and increases FeNO levels of e-cigarette consumers. International Journal of Hygiene and Environmental Health. 2014; 217:628-637.

13 Hess CA, Olmedo P, Goessler W, Cohen E, Rule AM. E-cigarettes as a source of  toxic and potentially carcinogenic metals. Environmental Research. 2017;152:221-221.

 

¿Cuántos adolescentes consumen productos de tabaco y nicotina?

El consumo de cigarrillos y tabaco sin humo por lo general comienza en la adolescencia. Entre las personas que consumen tabaco:

  • Cada día, alrededor de 3,200 jóvenes menores de 18 años fuman su primer cigarrillo.14
  • Se estima que alrededor de 2,100 adolescentes y adultos jóvenes que fumaban de vez en cuando se convierten cada día en fumadores diarios de cigarrillos.15
  • Si los jóvenes de este país continúan fumando a los niveles actuales, 5.6 millones de los estadounidenses que hoy tienen menos de 18 años (o alrededor de uno de cada trece jóvenes) podrían morir prematuramente (es decir, demasiado temprano) por una enfermedad relacionada con fumar tabaco.16
  • Los cigarrillos electrónicos son la forma más común de consumo de tabaco entre los jóvenes en Estados Unidos. 
  • Los jóvenes que usan cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo podrían también tener mayor probabilidad de convertirse en fumadores.17, 18
  • El uso de tabaco sin humo se sigue dando mayormente entre los hombres. Alrededor de 490,000 adolescentes de entre 12 y 17 años consumen actualmente tabaco sin humo. De cada 100 adolescentes que consumen tabaco sin humo, 85 son varones.19

Una encuesta de adolescentes en Estados Unidos indica que el hábito de fumar cigarrillos está en disminución. Esto podría deberse en parte a la introducción de los cigarrillos electrónicos. En la actualidad, es más probable que los adolescentes fumen un cigarrillo electrónico que un cigarrillo regular.20

Uso de vaporizadores electrónicos el año anterior y qué inhalan los adolescentes: casi 1 de cada 3 estudiantes de 12.o grado reportó haber usado un vaporizador electrónico el año anterior, lo que causa preocupación por el efecto sobre la salud a largo plazo.

La gráfica informativa no está disponible en español.

El cuadro siguiente muestra el porcentaje de adolescentes que consumen productos de tabaco y nicotina.

Deslizar hacia la izquierda o la derecha.

Swipe left or right to scroll.

Monitoring the Future Study: Trends in Prevalence of varias drogas for alumnos de 8.° grado, alumnos de 10.° grado, and alumnos de 12.° grado; 2018 (in percent)*
Droga Período de tiempo alumnos de 8.° grado alumnos de 10.° grado alumnos de 12.° grado
Cigarrillos (cualquier consumo) En toda la vida 9.10 16.00 [23.80]
Mes anterior 2.20 4.20 [7.60]
Diariamente 0.80 1.80 3.60
1/2-pack+/day 0.30 0.70 1.50
Tabaco sin humo En toda la vida 6.40 10.00 10.10
Mes anterior 2.10 3.90 4.20
Diariamente 0.30 1.00 1.60

* Los datos en corchetes indican un cambio con significancia estadística con respecto al año anterior.

Se pueden consultar más estadísticas sobre el abuso de drogas en los adolescentes en la encuesta Estudio de Observación del Futuro (en inglés).

14 Centers for Disease Control and Prevention. Smoking and Tobacco Use: Fast Facts. Atlanta, GA. Diciembre de 2015 Se puede consultar en http://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/fact_sheets/fast_facts/index.htm.

15 Centers for Disease Control and Prevention. Smoking and Tobacco Use: Fast Facts. Atlanta, GA. Diciembre de 2015 Se puede consultar en http://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/fact_sheets/fast_facts/index.htm.

16 Centers for Disease Control and Prevention. Smoking and Tobacco Use: Fast Facts. Atlanta, GA. Diciembre de 2015 Se puede consultar en http://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/fact_sheets/fast_facts/index.htm.

17 Centers for Disease Control and Prevention. Smoking and Tobacco Use: Trends in Heroin Use in the United States: Atlanta, GA. Julio de 2016 Se puede consultar en https://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/fact_sheets/smokeless/use_us/.

18 Leventhal AM, Stone MD, Andrabi N. Association of e-Cigarette Vaping and Progression to Heavier Patterns of Cigarette Smoking. JAMA. 2016;316(18):1918-1920.

19 Centers for Disease Control and Prevention. Smoking and Tobacco Use: Trends in Heroin Use in the United States: Atlanta, GA. Julio de 2016 Se puede consultar en https://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/fact_sheets/smokeless/use_us/.

20 Miech RA, Schulenberg JE, Johnston LD, et al. National adolescent drug trends in 2017: Findings released [Press release]. Ann Arbor, MI. December 2017. Se puede consultar en www.monitoringthefuture.org.

¿Qué puedo hacer si quiero dejar de consumir tabaco y nicotina?

Hay tratamientos que pueden ayudar a las personas que consumen productos de tabaco a manejar los síntomas y aumentan la probabilidad de tener éxito para dejar el tabaco. Actualmente, los adolescentes y jóvenes que fuman y quieren dejar tienen buenas opciones de ayuda. Infórmate más en Sin fumar y Consejos de exfumadores (ambos enlaces están en inglés). 

Casi el 70% de las personas que fuman quieren dejar.7 La mayoría de quienes tratan de hacerlo por su cuenta sufren recaídas (en inglés) —es decir, vuelven a fumar—, a menudo en una semana. La mayoría de los exfumadores intentó dejar varias veces antes de lograrlo.

Algunas personas creen que los cigarrillos electrónicos pueden ayudar a los fumadores a reducir los deseos intensos de nicotina mientras tratan de dejar de fumar. Pero los investigadores no saben todavía si los cigarrillos electrónicos son verdaderamente útiles para quienes tratan de dejar de fumar. También existe la posibilidad de que aumenten la adicción a la nicotina, lo que haría más difícil dejar de fumar, y pueden introducir a la nicotina a jóvenes que todavía no han intentado fumar.

Si tú o alguien que tú conoces necesitan más información o están listos para dejar de fumar, considera estos recursos:

Adolescentes

Adultos

  • Llama al 1-800-QUIT-NOW (1-800-784-8669), una línea nacional gratuita que brinda a las personas la información que necesitan para dejar de fumar.
  • Visita SmokeFree.gov (en inglés).

7 Centers for Disease Control and Prevention. Smoking and Tobacco Use: Fast Facts. Atlanta, GA. Diciembre de 2015 Se puede consultar en http://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/fact_sheets/fast_facts/index.htm.

 

¿Dónde puedo obtener más información?

Información sobre drogas

NIDA:

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC):

Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA):

Estadísticas y tendencias

NIDA:   

Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC)

Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental (Substance Abuse and Mental Health Services Administration, SAMHSA):

Encuesta Nacional sobre el Consumo de Drogas y la Salud (en inglés)

Esta publicación está disponible para su uso y puede ser reproducida en su totalidad sin pedir autorización al NIDA. Se agradece la citación de la fuente de la siguiente manera: Fuente: Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas; Institutos Nacionales de la Salud; Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.