Medicamentos estimulantes recetados (anfetaminas)

Nombres comunes: anfetas, pastillas, meta, elevadores; en inglés: skippy, speed, uppers

¿Qué es el abuso de los estimulantes recetados (anfetaminas)?

Estimulantes recetados en un frasco de medicamentos. Foto por NIDA

También se conocen como drogas para estudiar y drogas inteligentes, y por sus nombres comunes en inglés: bennies, black beauties, hearts, roses, skippy, speed, study drugs, the smart drug, uppers y vitamin R

Los estimulantes recetados aumentan (o estimulan) las actividades y los procesos del organismo. Esa mayor actividad puede aumentar la agudeza mental, la atención y la energía. También puede elevar la presión arterial y hacer que el corazón lata más rápido. Cuando los receta un médico para un problema de salud específico, los estimulantes pueden ser relativamente seguros y eficaces. Sin embargo, la dependencia y la adicción siguen siendo un riesgo posible cuando se toman ciertos tipos de estimulantes. Ese riesgo aumenta cuando se abusa de estos medicamentos. Tomar los medicamentos recetados de otra persona o tomarlos para drogarse (es decir, buscando un colocón o high) puede acarrear riesgos graves para la salud.

Hay dos tipos de estimulantes de los que se abusa comúnmente: las anfetaminas (por ejemplo, Adderall) y el metilfenidato (por ejemplo, Ritalin). Antes, los estimulantes su usaban para tratar una variedad de afecciones, entre ellas el asma y otros problemas respiratorios, la obesidad y algunos problemas de salud que afectan el sistema nervioso. Ahora, como se sabe más sobre el riesgo de abuso y adicción, los médicos los recetan con menos frecuencia y solamente para unos pocos problemas de salud. Se los sigue recetando para el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), la narcolepsia (un trastorno del sueño) y, a veces, en casos de depresión que no responde a otros tratamientos.

Estimulantes
Tipo Afección que tratan
  • Anfetaminas (Adderall y Dexedrine)
  • Metilfenidato (Ritalin y Concerta)
  • TDAH
  • Narcolepsia (trastorno del sueño)
  • Depresión

Infórmate más sobre los medicamentos recetados y qué sucede en el cerebro y el cuerpo cuando se abusa de ellos.

Cómo se abusa de los estimulantes

Los estimulantes recetados a menudo se toman en forma de pastillas, pero algunas personas que los usan para drogarse aplastan las tabletas e inhalan o se inyectan el polvo. Esto puede ser peligroso porque los ingredientes de las tabletas pueden bloquear los vasos sanguíneos pequeños, dañando el corazón y otros órganos.

Los estimulantes también se recetan para tratar el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en algunos adolescentes. Pero si esos jóvenes comparten el medicamento con sus amigos, eso es abuso. La gente abusa de los estimulantes cuando los toma en una forma distinta a la indicada. Ejemplos:

  • Tomar un estimulante recetado para otra persona.
  • Tomar un estimulante recetado de una manera diferente a la indicada.
  • Tomar un estimulante recetado para drogarse.
  • Mezclar los estimulantes recetados con alcohol o con ciertas drogas. El farmacéutico te puede decir qué drogas es peligroso mezclar con estimulantes. 

Los estimulantes se han usado en forma inapropiada para "mejorar el rendimiento académico" (por ejemplo, permanecer despierto toda la noche para prepararse para un examen). Por eso a veces los llaman "drogas para estudiar". Sin embargo, hay estudios que demuestran que los estimulantes no aumentan el aprendizaje ni la capacidad de pensar cuando quienes los toman son personas que no han sido diagnosticadas con un trastorno médico como el TDAH.

Esta publicación está disponible para su uso y puede ser reproducida en su totalidad sin pedir autorización al NIDA. Se agradece la citación de la fuente de la siguiente manera: Fuente: Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas; Institutos Nacionales de la Salud; Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. Portal de contenidos sindicados del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HSS): ciertos contenidos del NIDA están disponibles para el uso en otros sitios web. A través del portal de redifusión HHS Syndication Storefront (en inglés), usted puede difundir este contenido de alta calidad en su propio sitio web; el aspecto y el estilo serán similares a los de su sitio. Este contenido sindicado se actualizará en sus páginas en tiempo real, por lo que no es necesario realizar actualizaciones manuales.