Medicamentos depresores recetados (tranquilizantes)

Nombres comunes en inglés: barbs, phennies, reds

¿Qué es el abuso de los tranquilizantes recetados?

Pila de pastillas recetadas de color azul©Shutterstock/evkaz

También se conocen como pastillas para dormir y por sus nombres comunes en inglés: A-minus, barbs, candy, downers, phennies, red birds, reds, sleeping pills, tooies, tranks, yellows, yellow jackets, y zombie pills

Los medicamentos depresores, a menudo llamados tranquilizantes, sedantes o depresores del sistema nervioso central, hacen más lenta (o "deprimen") la actividad normal que se desarrolla en el cerebro y en la médula espinal. Los médicos los recetan con frecuencia para las personas que son ansiosas o no pueden dormir.

Cuando los tranquilizantes recetados se toman tal como lo indica el médico, pueden ser relativamente seguros y útiles. Sin embargo, la dependencia y la adicción siguen siendo un posible riesgo. Ese riesgo aumenta cuando se abusa de estos medicamentos. Tomarlos para drogarse (buscando un colocón o high) puede causar problemas graves y hasta peligrosos.

Los tranquilizantes se pueden dividir en tres grupos básicos: barbitúricos, benzodiacepinas y medicamentos para problemas del sueño.

Depresores (tranquilizantes)
Tipo Afección que tratan

Barbitúricos

  • Mefobarbital (Mebaral)
  • Pentobarbital de sodio (Nembutal)
  • Trastornos convulsivos
  • Ansiedad y tensión

Benzodiacepinas

  • Diazepam (Valium)
  • Alprazolam (Xanax)
  • Estazolam (ProSom)
  • Clonazepam (Klonopin)
  • Lorazepam (Ativan)
  • Reacciones agudas de estrés
  • Ataques de pánico
  • Convulsiones
  • Trastornos del sueño

Medicaciones para el insomnio (dificultad para dormir)

  • Zolpidem (Ambien)
  • Zaleplón (Sonata)
  • Eszopiclona (Lunesta)
  • Trastornos del sueño

Cómo se usan en forma indebida los tranquilizantes recetados

Por lo general los tranquilizantes vienen en forma de pastilla o cápsula. La gente abusa de estos medicamentos cuando los toma en una forma distinta a la indicada. Ejemplos:

  • Tomar un tranquilizante recetado para otra persona.
  • Tomar un tranquilizante recetado de una manera diferente a la indicada.
  • Tomar un tranquilizante por diversión o para drogarse.
  • Tomar un tranquilizante con otras drogas o para contrarrestar los efectos de otras drogas, como los estimulantes.
  • Mezclarlos con otras sustancias, como alcohol u opioides recetados.

Infórmate más sobre los medicamentos recetados y qué sucede en el cerebro y el cuerpo cuando se abusa de ellos.

Esta publicación está disponible para su uso y puede ser reproducida en su totalidad sin pedir autorización al NIDA. Se agradece la citación de la fuente de la siguiente manera: Fuente: Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas; Institutos Nacionales de la Salud; Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. Portal de contenidos sindicados del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HSS): ciertos contenidos del NIDA están disponibles para el uso en otros sitios web. A través del portal de redifusión HHS Syndication Storefront (en inglés), usted puede difundir este contenido de alta calidad en su propio sitio web; el aspecto y el estilo serán similares a los de su sitio. Este contenido sindicado se actualizará en sus páginas en tiempo real, por lo que no es necesario realizar actualizaciones manuales.