COVID-19 is an emerging, rapidly evolving situation.


Get the latest information from CDC (Coronavirus.gov) | NIH Resources | NIDA Resources

La marihuana

Nombres comunes: hierba, María, Juana, porro; en inglés: hash, pot, weed

Actualizado en enero del 2020

¿Qué es la marihuana?

Planta de marihuanaFoto del NIDA

También conocida como: hierba, Maripepa, María, Juana, porro y sinsemilla (en inglés: blunt, boom, bud, gangster, ganja, grass, green, hash, herb, joint, pot, reefer, skunk y weed

La marihuana consiste en las flores y hojas secas de la planta Cannabis sativa o Cannabis indica. Las formas más potentes de la droga incluyen variedades muy fuertes que se conocen como sinsemilla, hachís (o hash), y extractos concentrados, como el aceite de hachís o los llamados shatter, wax (cera) y budder.

De las más de 500 sustancias químicas que se encuentran en la marihuana, el delta-9- tetrahidrocannabinol, conocido como THC, es el responsable de muchos de los efectos psicotrópicos (es decir, que alteran la mente) de la droga. Es la sustancia química que distorsiona la forma en que la mente percibe el mundo. En otras palabras, es lo que causa la sensación de euforia o "high".

10 cosas que puedes aprender sobre la marihuana.

Potencia

La cantidad de THC que se encuentra en la marihuana ha aumentado en las últimas décadas. A principios de la década de 1990, el contenido promedio de THC en la marihuana era de menos del 4%. Ahora es más del 12%, y en algunos productos, como aceites y otros extractos concentrados, es mucho más alto (ver más abajo). Los científicos todavía no saben qué significa este aumento de potencia para la salud de una persona. Hay quienes ajustan el consumo de marihuana (fuman o comen menos) para compensar la mayor potencia. Se han reportado casos de personas que acudieron a las salas de emergencias con síntomas que incluyen nerviosismo, temblores y psicosis (tener pensamientos irreales o ver u oír cosas que no existen) después de consumir altas concentraciones de THC.

Extractos concentrados de marihuana

La práctica de fumar concentrados y resinas de la planta de marihuana con altos niveles de THC está en aumento. Estos concentrados se presentan en varias formas, como aceite de hachís, budder, wax (cera) y shatter. Estas resinas contienen entre tres y cinco veces más THC que la planta de marihuana. Fumar o vapear los concentrados (una práctica que también se conoce como "dabbing” [en inglés]) puede introducir cantidades peligrosas de THC en el organismo y ha hecho que algunas personas acudan a salas de emergencias en busca de ayuda. También ha habido reportes de personas que sufrieron lesiones causadas por explosiones o incendios que ocurrieron cuando intentaban extraer aceite de hachís de las hojas de marihuana usando butano (gas líquido para encendedores).

¿Cómo se consume la marihuana?

Las personas consumen marihuana de varias maneras:

  • pueden fumar cigarrillos hechos a mano (llamados porros) o cigarros de marihuana (llamados blunts; por lo general se arman abriendo cigarros y reemplazando todo o algo del tabaco con marihuana);
  • pueden inhalar el humo con pipas de vidrio o de agua llamadas bongs;
  • pueden inhalar el vapor con dispositivos que extraen los ingredientes activos de la marihuana (incluido el  THC) y los recogen en el vapor; algunos vaporizadores usan un extracto líquido de marihuana;
  • pueden beber té hecho con marihuana o comer alimentos que contienen marihuana, a veces llamados comestibles de marihuana, como brownies, galletas o dulces.

Estos extractos hechos de la planta de marihuana no deben confundirse con la marihuana sintética, también conocida como K2, spice o incienso herbal. Estas drogas sintéticas son sustancias químicas similares al THC que se fabrican en laboratorios y se rocían sobre la materia de una planta para que parezca marihuana. Por lo general son mucho más potentes y peligrosas. A diferencia de la marihuana, el consumo de estas drogas a veces es causa directa de muerte por sobredosis (en inglés). Infórmate más sobre la marihuana sintética (en inglés).

¿Qué pasa en tu cerebro cuando consumes marihuana?

El video no está disponible en español.

Todas las drogas modifican la forma en que funciona el cerebro porque alteran la comunicación entre las neuronas. Las neuronas, o células nerviosas, se envían mensajes entre ellas liberando sustancias químicas llamadas neurotransmisores. Estos neurotransmisores se adhieren a unas moléculas de las neuronas conocidas como receptores. (Infórmate más sobre cómo actúan los neurotransmisores (en inglés)). Las drogas afectan este proceso de señales cerebrales.

Cuando la marihuana se fuma o se vaporiza, el THC pasa rápidamente de los pulmones a la corriente sanguínea, que lo lleva a los órganos en todo el cuerpo, incluido el cerebro. Los efectos comienzan casi inmediatamente y pueden durar entre una y tres horas. Esto puede afectar la capacidad de tomar decisiones, la concentración y la memoria durante días después del consumo, especialmente en las personas que consumen marihuana con regularidad.1 Si la marihuana se consume en alimentos o bebidas, los efectos del THC aparecen más tarde —por lo general, entre treinta minutos y una hora— y pueden durar muchas horas. Algunas personas consumen más y más esperando sentir la euforia o "high" y terminan en la sala de emergencias con síntomas desagradables causados por demasiado THC.

Cuando llega al cerebro, el THC se adhiere a células (o neuronas) que tienen una clase específica de receptores llamados receptores cannabinoides. Normalmente, estos receptores se activan con sustancias químicas similares al THC que existen naturalmente en el organismo. Son parte de una red de comunicación en el cerebro que se llama sistema endocannabinoide. Este sistema es importante para el desarrollo y el funcionamiento normal del cerebro.

Efectos de la Marihuana en el Cerebro

Efectos de la marihuana en el cerebro

HYPOTHALAMUS:
HIPOTÁLAMO
Controla el apetito, el nivel de hormonas y la conducta sexual

BASAL GANGLIA:
GANGLIOS BASALES

Participan en la planificación y el control del movimiento y en el inicio y la terminación de la acción

VENTRAL STRATIUM:
ESTRIADO VENTRAL
Participa en la predicción y la sensación de recompensa

AMYGDALA:
AMÍGDALA CEREBRAL
Responsable de ansiedad, emoción y miedo

BRAIN STEM AND SPINAL CORD:
TRONCO DEL ENCÉFALO Y MÉDULA ESPINAL
Importantes en el reflejo de vómito y la sensación de dolor

NEOCORTEX:
NEOCORTEZA
Responsable de funciones cognitivas superiores e integración de la información sensorial

HIPPOCAMPUS:
HIPOCAMPO
Importante para la memoria y el aprendizaje de datos, secuencias y lugares

CEREBELLUM:
CEREBELO
Centro de control y coordinación de la actividad motriz

Adaptado de

Al fumar marihuana, el THC (su ingrediente activo) viaja por el organismo y el cerebro y produce varios efectos. El THC se adhiere a sitios llamados “receptores cannabinoides” en células nerviosas del cerebro y afecta la forma en que funcionan esas células. Hay una gran cantidad de receptores cannabinoides en áreas del cerebro que regulan el movimiento, la coordinación, el aprendizaje y la memoria, las funciones cognitivas superiores (tales como la capacidad de juicio) y el placer.

Crean RD, Crane NA, Mason BJ. An evidence based review of acute and long-term effects of cannabis use on executive cognitive functions. Journal of Addiction Medicine 2011;5:1-8.

¿Qué pasa en tu cuerpo cuando consumes marihuana?

A los pocos minutos de inhalar el humo de la marihuana, la frecuencia cardíaca se acelera, los bronquios (las vías que llevan el aire hacia y desde los pulmones) se relajan y agrandan, y los vasos sanguíneos en los ojos se expanden, lo que hace que los ojos se vean rojos. Si bien estos y otros efectos parecen inofensivos, pueden afectar el organismo.

El video no está disponible en español.

Efectos a corto plazo

Los efectos a corto plazo incluyen:

  • alteración de los sentidos (como ver los colores más brillantes)
  • alteración de la percepción del tiempo
  • cambios en el estado de ánimo
  • reacciones lentas
  • problemas de equilibrio y coordinación
  • mayor apetito
  • dificultad para pensar y resolver problemas
  • problemas de memoria
  • alucinaciones (ver cosas que en realidad no existen)
  • delirios (creer algo que no es cierto)
  • psicosis (tener pensamientos falsos) (el riesgo es mayor con el consumo regular de marihuana de alta potencia)

La mezcla de marihuana con alcohol puede acelerar la frecuencia cardíaca y aumentar la presión arterial. También puede reducir aún más la capacidad de pensar, resolver problemas y reaccionar.

Efectos a largo plazo

  • Aumento del ritmo cardíaco. Cuando una persona consume marihuana, el ritmo cardíaco, que normalmente es entre 70 y 80 latidos por minuto, puede aumentar y hasta duplicarse, especialmente si junto con la marihuana se consumen otras drogas. Esto aumenta el riesgo de sufrir un ataque al corazón.
  • Problemas respiratorios y pulmonares. El humo de la marihuana irrita los pulmones y puede causar una tos crónica y efectos similares a los de los cigarrillos comunes. Si bien las investigaciones no han encontrado una relación marcada entre la marihuana y el cáncer de pulmón, muchas personas que fuman marihuana también fuman cigarrillos, que sí causan cáncer.
  • Mayor riesgo de problemas de salud mental. El consumo de marihuana ha sido asociado a depresión y ansiedad, y también a pensamientos suicidas en los adolescentes. Además, las investigaciones sugieren que fumar marihuana durante la adolescencia puede aumentar el riesgo de desarrollar psicosis en las personas que tienen un riesgo genético de contraer esquizofrenia. Los investigadores continúan estudiando la relación entre los problemas de salud mental y el consumo de marihuana.
  • Mayor riesgo de problemas para un bebé por nacer. El consumo de marihuana durante el embarazo está asociado con menor peso del recién nacido y mayor riesgo de que el bebé tenga problemas de comportamiento.2

2The National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine, Health and Medicine Division, Board on Population Health and Public Health Practice, Committee on the Health Effects of Marijuana: An Evidence Review and Research Agenda. The Health Effects of Cannabis and Cannabinoids: The Current State of Evidence and Recommendations for Research. Washington, DC, January 12, 2017. Se puede consultar en http://nationalacademies.org/hmd/Reports/2017/health-effects-of-cannabis-and-cannabinoids.aspx.

¿Es posible morir por el consumo de marihuana?

En general, no hay informes de sobredosis mortales de marihuana solamente. Sin embargo, una persona puede sentir efectos secundarios muy desagradables, especialmente si la marihuana que consume tiene un alto contenido de THC. Hay informes de personas que consumieron marihuana y acudieron a la sala de emergencias en busca de ayuda porque sentían malestar y temblores, ansiedad, paranoia o alucinaciones y, en casos aislados, reacciones psicóticas extremas. En este enlace hay más información sobre las sobredosis de drogas en los jóvenes. Sin embargo, la marihuana puede aumentar el riesgo de accidentes y lesiones (las consecuencias de conducir automóviles bajo el efecto de las drogas se tratan más adelante).

¿Qué otros riesgos tiene el consumo de marihuana?

  • Disminución del desempeño escolar. Los estudiantes que fuman marihuana tienden a tener notas más bajas y es más probable que abandonen la escuela secundaria en comparación con sus compañeros que no consumen la droga. Los efectos de la marihuana en la atención, la memoria y el aprendizaje pueden durar días o semanas.
     
  • Menor satisfacción con la vida. Las investigaciones sugieren que, en comparación con quienes no consumen marihuana, las personas que consumen marihuana en forma regular durante mucho tiempo están menos satisfechas con su vida y tienen más problemas con la familia y los amigos.
     
  • Disminución de la capacidad para conducir. La marihuana afecta varias habilidades que son necesarias para conducir automóviles en forma segura: el estado de alerta, la concentración, la coordinación y el tiempo de reacción. Por lo tanto, no es seguro conducir en estado de euforia o “high” ni viajar en un automóvil conducido por alguien que consume marihuana.
    Cuando se consume marihuana es difícil calcular las distancias y reaccionar a las señales y los sonidos de la calle. Los estudiantes del último año de la escuela secundaria que fuman marihuana tienen dos veces más probabilidades de recibir una multa de tráfico y un 65% más probabilidades de sufrir un accidente que otros adolescentes.3 En 2017, el 10.3% de los estudiantes de 12.o grado reportó que en las dos semanas anteriores había conducido después de consumir marihuana.4 Y combinar marihuana con beber incluso una cantidad pequeña de alcohol aumenta enormemente el peligro de conducir, el cual es mayor que con cualquiera de las dos drogas separadas. Obtenga más información sobre la conducción drogada.

Infografía sobre conducción de Drogas

  • Consumo de otras drogas. La mayoría de los jóvenes que fuman marihuana no pasan a consumir otras drogas. Sin embargo, es más probable que quienes consumen marihuana consuman también otras drogas ilegales. No está claro por qué algunas personas prueban otras drogas, pero los investigadores tienen algunas teorías. El cerebro humano continúa desarrollándose hasta poco después de los 20 años.

    La exposición a sustancias adictivas, incluida la marihuana, puede causar cambios en el cerebro en desarrollo que hacen que otras drogas resulten más atractivas. Además, es más probable que alguien que consume marihuana esté en contacto con personas que consumen y venden otras drogas, lo que aumenta el riesgo de que las inviten a probar otras drogas o sientan la tentación de hacerlo.

  • Náuseas y vómitos intensos. Los estudios han demostrado que en algunos pocos casos el consumo regular y a largo plazo de marihuana puede hacer que algunas personas tengan ciclos de náuseas severas, vómitos y deshidratación, que a veces requieren una visita a la sala de emergencias.

Para obtener más información sobre los efectos de la marihuana, consulta el Informe de investigación sobre la marihuana del NIDA.

3S. Department of Transportation. National Highway Traffic Safety Administration. Traffic Safety Facts. Drug Involvement of Fatally Injured Drivers. Washington, DC, November 2010. Se puede consultar en http://www- nrd.nhtsa.dot.gov/Pubs/811415.pdf.

4Miech RA, Schulenberg JE, Johnston LD, et al. National adolescent drug trends in 2017: Findings released [Press release]. Ann Arbor, MI. December 2017. Se puede consultar en http://www.monitoringthefuture.org/.

¿La marihuana es adictiva?

Sí, la marihuana puede ser adictiva, lo que significa que la persona sigue consumiéndola a pesar de las consecuencias negativas.

Alrededor del 10% de las personas que consumen marihuana pueden desarrollar lo que se conoce como trastorno por consumo de marihuana, que incluye problemas de salud, en la escuela, con la familia y los amigos u otros conflictos. El trastorno grave por el consumo de sustancias se llama adicción. Una persona adicta no puede dejar de consumir marihuana aun cuando la droga interfiere con su vida diaria.5 Quienes comienzan a consumir marihuana antes de los 18 años son entre cuatro y siete veces más propensos que los adultos a desarrollar un trastorno por consumo de marihuana.6

El hecho de que una persona se vuelva adicta a la marihuana y otra no depende de muchos factores, entre ellos la historia familiar (factores genéticos), la edad a la que comienza a consumir la droga, si consume además otras drogas, las relaciones familiares y con los amigos, y si participa en actividades positivas, como la escuela, los clubes después de clases o los deportes. Es necesario realizar más investigaciones para determinar si las personas que consumen marihuana por motivos médicos tienen el mismo riesgo de adicción que quienes la consumen solo por la sensación de euforia.

Mira el video que explica la adicción a las drogas con el modelo del queso suizo, y aprende por qué algunas personas que consumen drogas se vuelven adictas y otras no.

El video no está disponible en español.

Las personas que consumen marihuana pueden sentir una leve abstinencia (en inglés) cuando dejan la droga, pero tal vez no reconozcan los síntomas como señales de abstinencia de la droga. Esos síntomas pueden incluir:

  • irritabilidad
  • falta de sueño
  • falta de apetito, lo que puede llevar a perder peso
  • ansiedad
  • fuertes deseos de consumir la droga

Estos efectos pueden durar entre varios días y unas pocas semanas después de dejar de consumir la droga. La recaída (es decir, volver a la droga después de haberla dejado) es común durante este período porque la persona puede tener fuertes deseos de consumir la droga para aliviar los síntomas.

5Hasin DS, Saha TD, Kerridge BT, et al. Prevalence of Marijuana Use Disorders in the United States Between 2001-2002 and  2012-2013.  JAMA Psychiatry.  2015;72(12):1235-1242. doi:10.1001/jamapsychiatry.2015.1858.

6Winters KC, Lee C-YS. Likelihood of developing an alcohol and cannabis use disorder during youth: association with recent use and age. Drug Alcohol Depend. 2008;92(1-3):239-247. doi:10.1016/j.drugalcdep.2007.08.005.

¿Cuántos adolescentes consumen marihuana?

La marihuana es la droga ilegal de mayor consumo en Estados Unidos, tanto entre los adolescentes como entre los adultos. En el año 2009 pasó a ser más popular que fumar cigarrillos, pero eso está cambiando con la popularidad de los cigarrillos electrónicos. Los debates públicos recientes sobre la marihuana medicinal y sobre la situación legal de la droga están llevando a que los jóvenes la perciban cada vez menos como algo que causa daño. Además, algunos adolescentes piensan que la marihuana no puede ser perjudicial porque es "natural.”7 Pero no todas las sustancias naturales de las plantas son buenas: el tabaco, la cocaína y la heroína también provienen de plantas y son perjudiciales.

El porcentaje de adolescentes que reportaron el vapeo de marihuana el mes anterior también aumentó, del 2.6% al 3.9% entre los estudiantes de 8.o grado, del 7.0% al 12.6% entre los estudiantes de 10.o grado y del 7.5% al 14.0% entre los estudiantes de 12.o grado. Este aumento del vapeo de marihuana el mes anterior en los estudiantes de 12.o grado es el segundo aumento más alto de año a año que se ha medido en los 45 años de existencia de la encuesta MTF, solo superado por el aumento en el vapeo de nicotina entre 2017 y 2018.

Swipe left or right to scroll.

Monitoring the Future Study: Trends in Prevalence of marihuana/hachís for alumnos de 8.° grado, alumnos de 10.° grado, and alumnos de 12.° grado; 2019 (in percent)*
Droga Período de tiempo alumnos de 8.° grado alumnos de 10.° grado alumnos de 12.° grado
marihuana/hachís En toda la vida 15.20 34.00 43.70
Año anterior 11.80 28.80 35.70
Mes anterior 6.60 18.40 22.30
Diariamente [1.30] [4.80] 6.40

 

Monitoreo del Futuro 2019: El vapeo adolescente sube significativamente. Vea la tabla a continuación para la representación numérica
Monitoreo del Futuro 2019: El consumo diario de marihuana en grados más bajos aumenta, pero el año pasado el consumo de marihuana es constante. Vea la tabla a continuación para la representación numérica
Monitoreo del Futuro 2019: Consumo ilícito de drogas. Vea la tabla a continuación para la representación numérica

El cuadro siguiente muestra el porcentaje de adolescentes que dicen que consumen marihuana.

* Los datos en corchetes indican un cambio con significancia estadística con respecto al año anterior.

Puedes consultar más estadísticas del consumo de drogas entre adolescentes en el estudio Monitoring the Future del NIDA (en inglés).

7 Miech RA, Schulenberg JE, Johnston LD, et al. National adolescent drug trends in 2017: Findings released [Comunicado de prensa]. Ann Arbor, MI. December 2017. Se puede consultar en http://www.monitoringthefuture.org/.

¿Qué sucede con la marihuana medicinal?

El Gobierno federal no ha aprobado la planta de marihuana en sí como medicina. Sin embargo, la planta contiene sustancias químicas llamadas cannabinoides que pueden ser útiles para tratar varias enfermedades y síntomas. Estos son algunos ejemplos de cannabinoides aprobados o que se están probando actualmente como medicinas:

  • THC: el cannabinoide que causa la euforia o “high” —el THC— tiene ciertas propiedades medicinales. El Gobierno federal aprobó dos versiones de THC creadas en laboratorio —la nabilona y el dronabinol—para tratar las náuseas, prevenir el malestar estomacal y los vómitos causados por la quimioterapia en pacientes de cáncer y aumentar el apetito en algunos pacientes con sida.

  • CBD: otra sustancia química de la marihuana que tiene potencial para fines terapéuticos es el cannabidiol, o CBD. El CBD no altera la mente y se están estudiando sus posibles aplicaciones medicinales. Por ejemplo, el aceite de CBD ha sido aprobado como un posible tratamiento para las convulsiones en niños con ciertos casos graves de epilepsia.

  • THC y CBD: en varios países fuera de Estados Unidos se encuentra disponible un medicamento en forma de aerosol bucal que combina THC y CBD para tratar el dolor o los síntomas de la esclerosis múltiple.

Es importante recordar que fumar marihuana puede tener efectos secundarios, lo que hace difícil su avance como medicina. Por ejemplo, la marihuana puede perjudicar la salud de los pulmones, interferir con el buen juicio y afectar la memoria. Estos efectos secundarios podrían anular su valor como tratamiento medicinal, particularmente para las personas que no están muy enfermas. Otro problema de fumar o comer material de la planta de marihuana es que los ingredientes pueden variar mucho entre planta y planta, por lo que es difícil obtener una dosis exacta. Hasta que no se pueda comprobar que un medicamento es seguro y eficaz, el Gobierno federal no lo aprobará. Pero los investigadores continúan extrayendo y analizando las sustancias químicas de la marihuana para crear medicamentos seguros.

Para obtener más información, consulta Drug Facts: La marihuana como medicina.

Cuestiones legales

Cada vez son más los estados que han legalizado el uso de la planta de marihuana para ciertas afecciones médicas, y una cantidad menor ha legalizado el consumo con fines recreativos. De modo que, en algunos casos, existe un conflicto entre las leyes federales y las leyes estatales. De acuerdo con las leyes federales, es ilegal cultivar, comprar, vender o poseer marihuana. El Gobierno federal considera la marihuana como una sustancia del Anexo I, es decir, sin uso medicinal y con un alto riesgo de abuso. Es importante notar que a raíz de la preocupación sobre el posible daño que puede causar en el cerebro en desarrollo de los adolescentes, el consumo de marihuana no medicinal por parte de menores de 21 años es ilegal en todos los estados.

Para obtener más información, consulta Drug Facts: ¿La marihuana es una medicina?

¿Qué debo hacer si alguien que conozco necesita ayuda?

Si tú o alguno de tus amigos están atravesando una crisis y necesitan hablar con alguien en este momento:

  • llama a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-TALK (no hablan solo sobre suicidio, también se ocupan de muchos otros temas y te ayudarán a conectarte con alguien que está cerca de ti).

Si quieres ayudar a un amigo puedes hacer lo siguiente:

Si alguno de tus amigos consume drogas, tal vez debas alejarte de esa amistad por un tiempo. Es importante que protejas tu propia salud mental y no te coloques en situaciones donde se consumen drogas.

Para obtener más información sobre cómo ayudar a un amigo o un ser querido, visita nuestra página ¿Tienes un problema de drogas? ¿Necesitas ayuda? (en inglés).

Para obtener más información sobre la marihuana

Recursos del NIDA:

Otros recursos del Gobierno:

Recursos para docentes:

Esta publicación está disponible para su uso y puede ser reproducida en su totalidad sin pedir autorización al NIDA. Se agradece la citación de la fuente de la siguiente manera: Fuente: Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas; Institutos Nacionales de la Salud; Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. Portal de contenidos sindicados del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HSS): ciertos contenidos del NIDA están disponibles para su uso en otros sitios web. A través del portal de redifusión HHS Syndication Storefront usted puede difundir este contenido de alta calidad en su propio sitio web; el aspecto y el estilo serán similares a los de su sitio. Este contenido sindicado se actualizará en sus páginas en tiempo real, por lo que no es necesario realizar actualizaciones manuales.

Esta publicación está disponible para su uso y puede ser reproducida en su totalidad sin pedir autorización al NIDA. Se agradece la citación de la fuente de la siguiente manera: Fuente: Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas; Institutos Nacionales de la Salud; Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.