Heroína

Nombres comunes: dama blanca, caballo, hiero viejo; en inglés: Brown Sugar, Horse, Smack

Actualizado en julio del 2017

¿Qué es la heroína?

Heroína en polvo Foto por DEA

También se conoce como  basura, H (hache), alquitrán negro, caballo, y por sus nombres comunes en inglés: Junk, Ska, Smack.

La heroína es una droga altamente adictiva hecha de morfina, una sustancia psicoactiva (que altera la mente) que se extrae de la resina de la vaina de las semillas de la planta de amapola (adormidera). El color y el aspecto de la heroína dependen de cómo se elabora y de con qué otra cosa se ha mezclado. Puede presentarse en forma de polvo blanco o marrón o como una sustancia negra pegajosa que se conoce como alquitrán negro.

La heroína es parte de una clase de drogas llamadas opioides. Otros opioides incluyen algunos analgésicos recetados, como codeína, oxicodona (OxyContin®) e hidrocodona (por ejemplo, Vicodin®). Estas drogas son químicamente similares a las endorfinas, que son sustancias químicas opioides que el cuerpo produce naturalmente para aliviar el dolor (como, por ejemplo, después del ejercicio).

El consumo de heroína y las muertes por sobredosis han aumentado drásticamente en la última década. Este aumento se relaciona con el creciente número de personas que consumen indebidamente analgésicos opioides recetados como OxyContin® y Vicodin®; muchos de los que se vuelven adictos a esas drogas cambian por la heroína porque produce efectos similares pero es más barata y fácil de obtener. 

De hecho, casi el 80% de las personas que consumen heroína indicaron que primero abusaron de los opioides recetados. Sin embargo, solo una pequeña parte de las personas que consumen analgésicos indebidamente cambian por la heroína. Tanto el consumo de heroína como el de píldoras opioides pueden provocar adicción y sobredosis. 

Cómo se consume la heroína

La heroína se mezcla con agua y se inyecta con una aguja. También se puede inhalar, fumar o aspirar. Los usuarios a veces la combinan con otras drogas, como el alcohol o la cocaína (una “bola rápida”, o “speedball” en inglés), lo que puede ser particularmente peligroso y aumentar el riesgo de sobredosis.

Para informarte más sobre los diferentes tipos de opioides, visita nuestra página Los opioides.

1 Substance Abuse and Mental Health Services Administration, Center for Behavioral Health Statistics and Quality. CBHSQ Report. Trends in Heroin Use in the United States: 2002 to 2013. Rockville, Maryland, abril de 2015. Se puede consultar en: http://www.samhsa.gov/data/sites/default/files/report_1943/ShortReport-1943.html.

¿Qué pasa en tu cerebro cuando consumes heroína?

Cuando la heroína ingresa al cerebro, se adhiere a las moléculas de las células conocidas como receptores de opioides. Estos receptores se encuentran en muchas zonas del cerebro y del cuerpo, especialmente en las zonas que perciben el dolor y el placer, y también en una parte del cerebro que regula la respiración.

Los efectos a corto plazo de la heroína incluyen una oleada de sensaciones placenteras y pensamientos confusos. Estos efectos pueden durar unas pocas horas. Durante este tiempo las personas se sienten adormiladas y su ritmo cardíaco y respiración disminuyen. Cuando el efecto de la droga se desvanece, las personas se deprimen y a menudo tienen deseos intensos de la droga para recuperar las sensaciones placenteras.

El consumo regular de heroína cambia el funcionamiento del cerebro. El consumo repetido de heroína puede acarrear:

  • tolerancia: se necesita más droga para lograr la misma euforia o “high”
  • dependencia: la necesidad de continuar el consumo de la droga para evitar los síntomas de abstinencia
  • adicción: una enfermedad devastadora del cerebro en la que, sin el tratamiento adecuado, la persona tiene problemas para dejar de consumir drogas aun cuando realmente quiera hacerlo, y aun después de que las drogas le hayan causado consecuencias terribles para su salud y otros aspectos de su vida. Debido a los cambios en la forma en que funciona el cerebro después del consumo repetido de drogas, las personas que son adictas anhelan la droga solo para sentirse “normales”.

Aquí encontrarás más información sobre cómo funciona el cerebro y qué sucede cuando una persona se droga. Y aquí verás cómo responde el cerebro a las recompensas naturales y a las drogas.

El video no está disponible en español.

¿Qué pasa en tu cuerpo cuando consumes heroína?

Los receptores opioides se encuentran en el cerebro, el tronco del encéfalo, la médula espinal, los pulmones y los intestinos. Por lo tanto, el consumo de heroína puede ocasionar una gran variedad de problemas físicos relacionados con la respiración y otras funciones básicas vitales, algunos de los cuales pueden ser muy graves. En el 2011, más de 250,000 visitas al servicio de emergencias de los hospitales tuvieron que ver con la heroína.2

El consumo de heroína puede causar:

  • sequedad en la boca
  • enrojecimiento caliente de la piel
  • sensación de pesadez en brazos y piernas
  • malestar estomacal y vómitos
  • comezón intensa
  • pensamiento confuso
  • pasar de estar consciente a semiconsciente y a la inversa
  • coma (un estado de inconsciencia profunda)
  • respiración peligrosamente lenta (o incluso detenida) que puede conducir a la muerte por sobredosis
  • mayor riesgo de contraer VIH y hepatitis (una enfermedad del hígado) al compartir agujas

Los efectos a más largo plazo pueden incluir: 

  • problemas para dormir
  • daños en los tejidos de la nariz (en quienes inhalan o aspiran la droga)
  • área dolorosa de tejido lleno de pus (un absceso)
  • infección del corazón
  • estreñimiento y dolores de estómago
  • enfermedades del hígado y los riñones
  • problemas pulmonares
  • problemas de salud mental, como la depresión
  • problemas sexuales masculinos
  • cambios en los ciclos menstruales de las mujeres

2 Substance Abuse and Mental Health Services Administration, Center for Behavioral Health Statistics and Quality. The DAWN Report, Highlights of the 2011 Drug Abuse Warning Network (DAWN): Findings on Drug-Related Emergency Department Visits. Rockville, MD, 22 de febrero de 2013. Se puede consultar en: http://media.samhsa.gov/data/2k13/DAWN127/sr127-DAWN-highlights.htm.

¿Es posible sufrir una sobredosis de heroína o morir por consumirla?

Sí. Como la heroína hace más lenta la respiración y algunas veces la detiene por completo, su consumo mata a las personas, lo que se conoce como sobredosis mortal. Las muertes por sobredosis de drogas han aumentado desde principios de la década de 1990, impulsadas por los aumentos en el consumo indebido de opioides recetados y, más recientemente, por un aumento en el consumo de heroína. Cerca de 13,000 personas murieron en el 2015 por sobredosis de heroína, con aumentos alarmantes entre los jóvenes de 15 a 24 años5 (en inglés).

Los signos de una posible sobredosis de heroína son:

  • respiración lenta
  • uñas y labios azules
  • piel fría y húmeda
  • temblequeo
  • vómitos o ruido de gorgoteo

Las personas con síntomas de sobredosis necesitan ayuda médica urgente. Se puede administrar un medicamento llamado naloxona para revertir los efectos de la sobredosis de heroína y prevenir la muerte, pero solo si se administra a tiempo. Está disponible en un aerosol nasal o un autoinyector fácil de usar. A menudo lo lleva el personal de auxilio inicial, incluidos policías y técnicos de emergencias médicas. En algunos estados, los médicos ahora pueden recetar naloxona por adelantado a las personas que consumen heroína u opioides recetados y a sus familiares, de modo que en el caso de una sobredosis, se puede administrar de inmediato sin esperar al personal de emergencia (que podría no llegar a tiempo). Lee más sobre cómo la naloxona salva vidas (en inglés).

5 Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Health Statistics. Underlying Cause of Death 1999-2015 on CDC WONDER Online Database, publicado en 2016. Se puede consultar en http://wonder.cdc.gov.

¿Qué otros riesgos hay al consumir heroína?

Además de los efectos de la droga misma, la heroína que se compra en la calle a menudo contiene una mezcla de sustancias, incluido el peligroso opioide llamado fentanilo. Algunas de estas sustancias pueden ser tóxicas y pueden obstruir los vasos sanguíneos que conducen a los pulmones, el hígado, los riñones o el cerebro. Esto puede causar daño permanente a esos órganos.

Además, compartir el instrumental de inyección de drogas o participar en comportamientos riesgosos puede aumentar el riesgo de exponerse a enfermedades tales como el VIH y la hepatitis. 

¿La heroína es adictiva?

Sí, la heroína puede ser muy adictiva (en inglés). En el 2015, alrededor de 591,000 personas sufrieron trastornos por consumo de heroína. Eso significa que tuvieron serios problemas con la droga, incluidos problemas de salud, discapacidad y dificultades para cumplir con las responsabilidades en el trabajo, la escuela o el hogar. De las personas con trastornos por consumo de heroína en el 2015, 6,000 eran adolescentes y 155,000 eran adultos jóvenes.3

La heroína ingresa al cerebro rápidamente y provoca una sensación de euforia rápida e intensa. El consumo repetido de heroína puede hacer que las personas se vuelvan tolerantes a la droga. Esto significa que necesitan tomar más y más para obtener el mismo efecto. Finalmente, es posible que necesiten seguir tomando la droga solo para sentirse normales. Se estima que alrededor del 23 por ciento de las personas que usan heroína se vuelven adictas.4 Para aquellos que usan heroína una y otra vez, la adicción es más probable. Una vez que una persona se vuelve adicta a la heroína, buscar y consumir la droga a menudo se convierte en el objetivo principal que guía su comportamiento diario.

Cuando alguien es adicto a la heroína y deja de consumirla, puede sufrir síntomas de abstinencia extremadamente incómodos y dolorosos. Por eso es tan difícil dejarla. Los síntomas generalmente incluyen:

  • dolores en músculos y huesos
  • sofocos fríos con escalofríos
  • vómitos
  • diarrea
  • problemas para dormir
  • inquietud o desasosiego
  • movimientos de patadas
  • fuerte deseo de la droga

Afortunadamente, el tratamiento puede ayudar a una persona adicta a dejar de consumir heroína y evitarla. Los medicamentos pueden ayudar con las ansias por la droga que ocurren después de dejarla, lo que ayuda a la persona a tomar el control de su salud y su vida.

3 Substance Abuse and Mental Health Services Administration, Center for Behavioral Health Statistics and Quality. Key Substance Use and Mental Health Indicators in the United States: Results from the 2015 National Survey on Drug Use and Health. Rockville, Maryland, 2016. Se puede consultar en: https://www.samhsa.gov/data/sites/default/files/NSDUH-FFR1-2015/NSDUH-FFR1-2015/NSDUH-FFR1-2015.pdf.

4 Substance Abuse and Mental Health Services Administration. Results from the 2013 National Survey on Drug Use and Health. Summary of National Findings. Rockville, Maryland. 2014. Se puede consultar en http://www.samhsa.gov/data/sites/default/files/NSDUHresultsPDFWHTML2013/Web/NSDUHresults2013.pdf [PDF - 3.2MB].

¿Cuántos adolescentes consumen heroína?

El cuadro siguiente muestra el porcentaje de adolescentes que consumen heroína.  

Swipe left or right to scroll.

Monitoring the Future Study: Trends in Prevalence of heroína for alumnos de 8.° grado, alumnos de 10.° grado, and alumnos de 12.° grado; 2018 (in percent)*
Droga Período de tiempo alumnos de 8.° grado alumnos de 10.° grado alumnos de 12.° grado
heroína En toda la vida 0.60 0.40 0.80
Año anterior 0.30 0.20 0.40
Mes anterior 0.10 0.10 0.20

Se pueden consultar más estadísticas sobre el consumo de drogas en los adolescentes en la encuesta Estudio de Observación del Futuro (en inglés).

¿Dónde puedo obtener más información?

 

Información sobre drogas

NIDA:

Estadísticas y tendencias

NIDA:

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC)

Estudio de Observación del Futuro (Monitoring the Future - Universidad de Michigan):

Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental (Substance Abuse and Mental Health Services Administration, SAMHSA):

Esta publicación está disponible para su uso y puede ser reproducida en su totalidad sin pedir autorización al NIDA. Se agradece la citación de la fuente de la siguiente manera: Fuente: Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas; Institutos Nacionales de la Salud; Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.