NIDA for Teens: The Science Behind Drug Abuse
Find NIDA for Teens on: NIDAnews on Twitter NIDANIH on YouTube Facebook NIDA-NIH on Flickr Sara Bellum Blog RSS
Estimulantes

Una mala comunicación en el cerebro

Clara Mente buceando

La cocaína y las anfetaminas alteran la manera como funciona el cerebro al cambiar la forma en que las células nerviosas se comunican. Las células nerviosas, llamadas neuronas, se envían mensajes entre sí al liberar sustancias químicas especiales llamadas neurotransmisores. Los neurotransmisores hacen su trabajo, adhiriéndose a sitios clave en las neuronas llamados receptores.

Uno de los neurotransmisores que se ve afectado por la cocaína se llama dopamina. La dopamina es liberada por las neuronas del sistema límbico, que es la parte del cerebro que controla las sensaciones de placer.

Por lo general, una vez que la dopamina se ha adherido al receptor de la célula nerviosa causando cambios en la célula, es bombeada de vuelta a la neurona que la liberó. Pero al bloquear al transportador de dopamina responsable de este bombeo, la cocaína hace que la dopamina se acumule en el espacio entre las neuronas, llamado sinapsis (espacio intersináptico).

El resultado es que la dopamina continúa afectando a la célula nerviosa aún después de que debería haber dejado de hacerlo. Por eso es que la persona que usa cocaína siente una sensación adicional de placer por un período corto de tiempo.