NIDA for Teens: The Science Behind Drug Abuse
Find NIDA for Teens on: NIDAnews on Twitter NIDANIH on YouTube NIDANIH on Facebook
Marihuana

La marihuana entra al cerebro

You are here

Clara Mente buceando en el cerebro

¿De qué manera las sustancias químicas de la marihuana cambian la forma en que una persona ve, oye, huele, gusta y siente las cosas?

Cuando alguien usa marihuana, sus sustancias químicas viajan a través del torrente sanguíneo al cerebro y rápidamente se adhieren a lugares especiales en las células nerviosas (neuronas) del cerebro. Estos lugares se llaman receptores, porque reciben información de otras células nerviosas y de sustancias químicas. Cuando un receptor recibe información, produce cambios en la célula nerviosa.

La sustancia química en la marihuana que tiene un gran impacto sobre el cerebro se llama THC — tetrahidrocanabinol. (¡Qué bárbaro! Trata de decir eso diez veces rápidamente). Recientemente, los científicos descubrieron que algunas áreas del cerebro tienen muchos receptores de THC, mientras que otras tienen muy pocos o ninguno. Estas pistas están ayudando a los investigadores a descifrar exactamente cómo el THC trabaja en el cerebro.

La marihuana produce efectos en varias partes

  1. ¿Qué sabes sobre los efectos en los latidos del corazón? ¿Hasta cuántos latidos por minuto se puede acelerar? ¿Hasta 100, 130 ó 160?
  2. Los efectos en los vasos sanguíneos. ¿En qué parte del cuerpo se los pueden observar? ¿En la cara, los ojos o los pies?
  3. Las sensaciones que acompañan al pánico. ¿Sudoración, boca seca, dificultades para respirar o todas ellas?
  4. La tos diaria y la congestión de pecho. ¿A las de quiénes se parecen? ¿A las de los fumadores de tabaco, trabajadores de construcción o personas mayores?

Respuestas:

  1. La marihuana puede acelerar el ritmo cardiaco hasta 160 latidos por minuto.
  2. Los vasos sanguíneos se pueden dilatar y esto hace que los ojos se pongan rojos.
  3. La sensación de pánico se acompaña de sudoración, boca seca y dificultad para respirar.
  4. A las de los fumadores de tabaco.